montjuïc-nocheLa pandemia de la Covid-19 interrumpió de repente todas las actividades económicas, comerciales, sociales, culturales de nuestra sociedad. Fábricas, oficinas, hoteles, centros tecnológicos, tiendas… pararon su actividad. También lo hicieron las ferias, escaparates de innovación, espacios de intercambio y de negocio.

Se alteraron obviamente las perspectivas con que Fira de Barcelona contemplaba este año 2020 en el que debían celebrarse grandes acontecimientos internacionales como MWC Barcelona o Alimentaria, por citar solo dos que son referentes. El impacto de la pandemia afectó las organizaciones feriales de todo el mundo.

La actividad ferial, que por definición conlleva reunión de personas, movilidad internacional y turismo de negocios, se tuvo que parar y se tuvo que replanificar el calendario poniendo ante todo la salud de las personas, trabajadores, proveedores, organizadores, visitantes y expositores. Es más: Fira no se limitó a cesar la actividad sino que se comprometió activamente en la lucha contra el coronavirus con la instalación de un centro para personas vulnerables en el recinto de Montjuïc, el Hospital Fira Salut en el recinto de Gran Via y con diversas acciones solidarias.

Desde entonces, Fira de Barcelona ha trabajado intensamente para poder reanudar la actividad tras el verano y prever los escenarios de la que será, sin duda, una nueva realidad ferial, de acuerdo con las máximas medidas de seguridad y prevención en los recintos de Montjuïc y de Gran Via. Tiene, sobre todo, la mirada puesta en 2021.

Motor de recuperación

El presidente del Consejo de Administración de Fira, Pau Relat, destaca que “la institución formará parte de la reactivación con la voluntad de ser, más que nunca, motor económico multisectorial, promotor de la actividad de empresas, profesionales y emprendedores, cooperando con iniciativas públicas y privadas para superar la situación. De ahí la importancia de poner en valor el papel de las ferias como un de las principales palancas para la tan necesaria recuperación económica y social”.

Por su parte, el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, define claramente la prioridad de la institución: “volver a la actividad en un entorno seguro y provechoso para todos los participantes con el objetivo de que su asistencia a un evento contribuya a relanzar su negocio y hacer networking”, recordando también la importancia que adquiere “la gran variedad de sectores empresariales presentes en los acontecimientos y el impacto económico y social que Fira genera en el territorio”.

La estrategia de Fira y de otros operadores que celebran sus eventos en los recintos de Montjuïc y Gran Via ha sido, pues, posponerlos al último cuatrimestre del año o colocarlos en 2021. Alguna convocatoria se ha celebrado de manera virtual como ha sido el caso del Saló de l’Ensenyament y Futura, transformado en FiraCampusVirtual.

De cara al último cuatrimestre del año se han previsto eventos de la importancia de Valmont Barcelona Bridal Fashion Week en formato digital, Bizbarcelona y el Saló de l’Ocupació en formato híbrido, un foro sobre el futuro del sector de la alimentación y la hostelería, y los salones Liber (industria editorial en lengua castellana), Ocasión, Ibtm World, referente para el turismo de negocios, y Smart City Live organizado por Smart City Expo World Congress, que reunirá virtualmente expertos e instituciones internacionales para debatir de un tema tan primordial como los retos futuros de las ciudades ante la Covid-19.

2021, año de reanudación

Pero sobre todo será muy importante el próximo año 2021 con citas como MWC Barcelona, que ha asegurado ya su presencia en Fira al menos hasta 2024; Alimentaria y Hostelco, la gran plataforma de la alimentación y la restauración; la celebración por primera vez de los salones ISE, referente para la industria audiovisual procedente de Ámsterdam, y Seafood, la feria más importante sobre productos del mar que tenía su sede en Bruselas. También están previstos Automobile Barcelona, Barcelona Building Construmat, Expoquimia (con Eurosurfas y Equiplast), Hispack, IOT Solutions World Congress, Salón Náutico y Piscina & Wellness Barcelona, entre muchas otros certámenes.

En 2021 se perfila como un año de reanudación y de salto adelante en la actividad económica de Barcelona y de todo el país. Fira lo encara desde su misión de ser motor económico y social y poniendo de antemano el valor de la cooperación entre instituciones y de la colaboración pública y privada para dar apoyo a las empresas y al tejido productivo.

R.P.