Desde el año 1988, cada 28 de mayo se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Juego. Una efeméride que quiere recordar que jugar es un derecho incuestionable para cada niño y niña en todas las etapas de crecimiento. Desde hace 29 años se reivindica el juego como una valiosa herramienta en el desarrollo de los niños: el juego contribuye a descubrir, manejar y observar el mundo que nos rodea. Jugando aprendemos a relacionarnos con los demás, conocemos nuestro cuerpo, fomentamos nuestra inteligencia y se convierte en una fuente inagotable de placer y alegría.

Un estudio publicado recientemente en la revista estadounidense The Journal of Pediatrics demuestra que los niños que más juegan tienen más predisposición para el aprendizaje.  También coinciden plenamente los expertos del Observatorio del Juego Infantil que apuestan porque el juego y el juguete entren en las aulas de las escuelas, no sólo a las de la guardería, para así fomentar el aprendizaje, despertar la curiosidad de los alumnos y conseguir una mayor motivación, especialmente entre los niños y niñas que tienen necesidades especiales. Y es que a través del juego el alumno se convierte en el protagonista de su propio proceso de aprendizaje y, al mismo tiempo, aumenta su implicación.

Un salón en evolución

Justamente con el objetivo de situar a los niños en el centro, el Festival de la Infància que organiza Fira de Barcelona desde 1963, este año se transforma en la Ciutat dels Somnis. Un nuevo evento que se celebrará del 28 al 30 de diciembre en el recinto de Montjuïc, y que quiere acercar a través del juego a niños y niñas el mundo de las profesiones. Cuando visiten esta mágica ciudad podrán jugar a ser médico, enfermero, mecánico, futbolista, periodista, mujer del tiempo, cocinera, arquitecta o inventor, entre otros.

La Ciutat dels Somnis contará con una veintena de equipamientos urbanos, como un pabellón deportivo, un parque, una librería, una plaza, un jardín o, incluso, un estudio de televisión. Una ciudad en miniatura a la medida de los más pequeños de la casa para jugar a ser mayores durante las fiestas de Navidad.

ALBERT SAS