El sector del retail, tanto la tienda de barrio de toda la vida como las grandes cadenas, está viviendo una auténtica revolución en los últimos años. La efervescencia del comercio online y el uso mayoritario de la tecnología están cambiando las reglas del juego y obligando a los comerciantes a adaptarse a los nuevos tiempos para poder mantener la persiana levantada. En este sentido, y lejos de las voces apocalípticas que anunciaban el fin de la tienda de siempre, ésta está viviendo una segunda juventud. Hoy en España, el porcentaje de personas que entran en una tienda al menos una vez a la semana ha crecido del 40% al 48% en los últimos cuatro años. Todo ello, al mismo tiempo que las ventas online han seguido la tendencia alcista de los últimos tiempos y han repuntado del 19% al 30% en los dos últimos años. Una situación que confirma que la simbiosis entre offline y online ha llegado para quedarse.

Repasemos algunas de las principales tendencias de este nuevo paradigma comercial:

1. Integración de los canales online y offline: la convivencia entre los dos mundos es una realidad y lo será más en el futuro. La tendencia ya no será competir entre canales sino entender que la experiencia de compra se produce de manera transversal. Se puede entrar en una tienda física para probarse un jersey pero terminar comprando online. O al revés, hacer la búsqueda online y comprar en la tienda de toda la vida.

2. Compra experiencial: el punto de venta tiene una gran ventaja sobre el e-commerce y es el factor experiencial. Los clientes buscan una experiencia de compra singular que la tienda online aún no puede ofrecer. Prueba de ello son la proliferación de tiendas que ofrecen servicios alternativos para mejorar la experiencia de su comprador: jornadas de formación en las Apple stores; restaurantes y cafeterías en tiendas…

3. Connected retail: la tecnificación de las tiendas mediante el uso de dispositivos y softwares específicos las convierte en versiones conectadas y avanzadas de ellas mismas. Hay decenas de ejemplos, tales como cámaras que permiten monitorizar los flujos de tráfico en la tienda, probadores virtuales, catálogos interactivos, recorridos virtuales, entre otros.

4. Mobile retail: el uso de los smartphones es una gran oportunidad para los comercios. Ya se están probando campañas de proximidad, que envían ofertas a los dispositivos cercanos que se han detectado mediante beacons o sensores. También están triunfando campañas de fidelización mediante apps como la de H&M o incluso etiquetas digitales que se pueden escanear con el teléfono para obtener información complementaria. Las tiendas físicas están dando cuenta que no hace falta montar un e-commerce del estilo de Amazon para sacar partido a la tecnología.

5. Tiendas más pequeñas: los grandes retailers seguirán abriendo tiendas físicas pero en formatos más pequeños y serán espacios mucho más especializados. Para luchar competir con actores como Amazon o Alibaba, la fórmula no es a través de tiendas donde se encuentre de todo, sino establecimientos especializados que es lo que no tienen estas grandes plataformas online. Ejemplos de ello son las recientes aperturas de Ikea, Decathlon y Leroy Merlin. Espacios más reducidos, sobre una temática concreta, y en el centro de las ciudades.

El retail, a debate

Del 27 al 29 de mayo el recinto de Gran Via será el epicentro del sector minorista con la celebración del Retail and Brand Experience World Congress. El evento, organizado por Fira de Barcelona, ​​reunirá un centenar de ponentes de empresas como Alibaba, British Airways, Carrefour, El Corte Inglés, Glover, Pernord Ricard o Puig que debatirán sobre la transformación digital que está cambiando las tiendas tal como las conocíamos hasta ahora. Aparte del congreso, el salón también contará con una zona expositiva que reunirá 120 empresas, entre startups y compañías con un marcado perfil tecnológico, así como un espacio donde se sucederán talleres y charlas de temática diversa.

ALBERT SAS