Hacia los nuevos alimentos a la carta

principal alimentariaHan pasado 40 años desde la primera Alimentaria. Hoy no comemos igual ni lo mismo que entonces. Los hábitos, gustos y demandas del consumidor han evolucionado, obligando a la industria y al sector de la distribución a un permanente ejercicio de innovación. Ahora, de media, en España consumimos 662 kg de alimentos por persona al año.

En estas cuatro décadas, ha aumentado espectacularmente la variedad de los alimentos. Se han introducido ingredientes, sabores, materias primas, procesos, formatos, packaging y conservación. Hemos asistido a fenómenos como los productos “light” o los “sin”; el boom de los congelados y precocinados; los alimentos funcionales; o la irrupción de la cuarta, quinta y sexta gama, es decir, alimentos frescos, limpios, pelados, troceados y envasados para su consumo inmediato como las ensaladas en bolsa; los platos preparados refrigerados listos para comer; y los productos texturizados y aromatizados que recuerdan productos frescos.

¿Qué comeremos a partir de 2016?
ALM-149-WIJ_8768Los productos alimentarios se adaptan a diferentes estilos de vida y a las necesidades de cada persona. Cada vez habrá más alimentos a la carta, productos de uso rápido para consumir en diferentes momentos; con perfiles nutricionales más saludables y para colectivos específicos. A medio plazo se dará un nuevo paso con la ultra personalización de las dietas, es decir alimentos elaborados en función de patrones genéticos.

A grandes líneas, según la consultora Innova Market Insights este año se imponen los productos orgánicos, las etiquetas de “saludable”, “natural” y “libre de” y los alimentos de proximidad menos procesados. Al mismo tiempo, crece la demanda de superalimentos: productos mejorados y funcionales para aumentar el bienestar y prevenir enfermedades.

Más verde
Con el interés por lo natural y ecológico aumenta el número de vegetarianos… a tiempo parcial. La dieta flexiteriana se pone de moda –incluso surgen restaurantes especializados como el Fax&Kale de Teresa Carles en Barcelona-, con la verdura como gran protagonista aunque sin renunciar al consumo ocasional de productos de origen animal de la máxima calidad. Los vegetales aumentan su presencia en productos para niños, batidos, zumos, yogures o pastas, por ejemplo y se buscan nuevas fuentes de proteínas alternativas a la carne en algas, guisantes, soja, cereales, frutos secos, semillas, suero de leche y, por qué no insectos.

La salud es lo que importa
El consumidor valora la salud y se decanta por los productos que incorporan principios activos como calcio, omega 3, fibra, colágeno, probióticos, prebióticos, antioxidantes, vitaminas, etc., para mejorar el bienestar, prevenir enfermedades y proporcionar un aporte extra de energía o proteínas para llevar una vida más activa y saludable. Por eso aumenta también la demanda de alimentos “sin” gluten, lactosa, azúcar, sal o grasa.

Otra preferencia en auge son los alimentos artesanales y “kilómetro cero”, con materias primas con certificación de origen y que no añadan compuestos artificiales. Habrá más conciencia contra el desperdicio alimentario y, de acuerdo con los nuevos perfiles demográficos, los formatos incluirán más raciones individuales. Por otro lado, la red cobra protagonismo en relación con alimentos y bebidas, tanto para comprar como para opinar y compartir experiencias gastronómicas.

Prospectiva tecnológica
El futuro de la alimentación vendrá marcado también por la tecnología: ¿Imprimiremos en 3D menús completos en casa? ¿Robots y electrodomésticos inteligentes se comunicarán, cocinarán según nuestros gustos y nos encargarán la cesta de la compra? Esto que parece ciencia ficción puede estar más cerca de lo que creemos.

De hecho, ya existen dispositivos, gadgets con sensores y aplicaciones que unen alimentación, salud y bienestar: es posible detectar los alérgenos, ingredientes o valores nutricionales de un plato a través del móvil, disfrutar de servicios on-line de coaching nutricional, o cocinar en 30 segundos una receta a partir de ingredientes en cápsulas. Esta incipiente revolución FoodTech tiene su representación en Alimentaria con algunas de las start-ups con conceptos disruptivos que acelera Reimagine Food como Impact Vision; Healum; Visual Tagging; Nu4Mat o Diet-creator.

Innoval, productos que marcan tendencia

innovalAunque toda Alimentaria en sí es un compendio de novedades, Innoval es el ámbito por excelencia que agrupa los últimos lanzamientos de la industria y es termómetro de tendencias. Este año se presentan casi 300 productos. Destacamos: Snacks a base de guisantes; bollería con Chlorella, un alga rica en proteínas; vermut ecológico; una tónica artesanal de fresas salvajes; salchichas Frankfurt vegetales; pizzas sanas con tritordeum, un nuevo cereal medio trigo medio cebada; caviar de fruta; o café soluble con magnesio para reducir la fatiga.

MD HERRANZ