Según la Sociedad Española de Cardiología, en 2030 cuatro de cada cinco hombres adultos y una de cada dos mujeres sufrirán sobrepeso u obesidad. Como respuesta al actual estilo de alimentación que abusa de los platos precocinados y de los productos procesados, se están consolidando nuevas modalidades que apuestan por alternativas más saludables.

Tomando como referencia la tendencia al alza del mundo “veggie”, que ya supone cerca del 8% de la población española, The Green Revolution muestra que los motivos principales de la renuncia al consumo de productos animales son tres: la sostenibilidad, la salud y el respeto hacia los animales.

The Green Revolution

Los falsos mitos

En primer lugar, no se debe confundir una dieta sin producto animal con una dieta saludable. Una dieta que incluya carne y pescado puede ser mucho más sana que la de alguien que consuma frecuentemente bollería, pasta refinada o salsas.

Actualmente, existe un consenso médico alrededor de la conveniencia de adaptar la dieta DASH como mejor método para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Es bastante similar a la dieta mediterránea, promueve el consumo de cereales integrales, frutas y verduras y la reducción de la cantidad de carne roja y procesada, como los embutidos. Asimismo, señala que el consumo de bebidas azucaradas y de alcohol debe ser puntual y recomienda el ejercicio ligero diario.

Por tanto, el alto consumo de frutas y verduras, los hábitos de vida saludables y el ejercicio físico regular son elementos mucho más relevantes que la ingesta de productos animales a la hora de valorar el estilo de vida propio o ajeno.

Nuevas tendencias en alimentación

En ocasiones, el consumo de ciertos alimentos no responde estrictamente a la voluntad del consumidor –como en el caso de las dietas– sino que se ciñe a circunstancias cada vez más frecuentes, como las intolerancias alimentarias, que afectan al 25% de la población, o incluso las alergias.

Por ello, la industria alimentaria se ha adaptado a las nuevas necesidades “free from”, traducible como “sin”. De la lactosa, pasando por el gluten y la fructosa, el mercado actual ofrece muchas alternativas para aquellas personas que deben excluir de su dieta alguno de estos ingredientes.

Más allá de los requisitos, otras tendencias se imponen con fuerza en el mercado, como el auge de la comida orgánica, el realfooding y el consumo de productos de proximidad. Así, el consumidor se muestra cada vez más concienciado acerca de las necesidades de su propio cuerpo y de su compromiso con el medio ambiente y el bienestar de los animales.

El salón Free From Functional Food

Free From Functional Food Expo es el único salón en Europa dedicado exclusivamente a la alimentación funcional y sin alérgenos y por tercera vez ha elegido el recinto de Gran Via para celebrar una nueva convocatoria, la séptima.

En esta edición, que tiene lugar los días 28 y 29 de mayo, reúne la oferta de más de 350 expositores que muestran las últimas tendencias en los siguientes ámbitos:

  • Free from: propuestas sin ingredientes alérgenos como la lactosa o el gluten
  • Organic: productos elaborados de forma natural (sin conservantes añadidos)
  • Vegan: opciones sin carne animal ni sus derivados
  • Functional: representan las vitaminas o los complementos nutricionales
  • Ingredients: se muestran nuevos ingredientes

Además de la zona comercial, en la que exponen por primera vez países como Finlandia, Corea, Canadá, Ecuador y Polonia, el salón refuerza su programa de conferencias, presentaciones, seminarios, charlas y reuniones de networking. Se esperan más de 4.500 visitantes.

HELENA DE TORRES