Me gustan las motos

07.04.2016

¡Me gustan las motos!

principal motoSi alguna cosa les queda clara a los millones de turistas que cada año visitan Barcelona es que el paisaje de la capital catalana está dominado por el sol, los edificios singulares de arquitectos como Gaudí, Domènech i Muntaner, Nouvel o Richard Meier, y por las motos.

Barcelona es junto a Roma una de las ciudades europeas con más motocicletas, con cerca de 300.000 vehículos (un 30% del total), y la que tiene mayor ratio de motocicletas por habitante. No es extraño pues que represente ella sola casi un cuarto del mercado español y que haya sido uno de los principales motores de recuperación de esta industria tras la crisis económica con crecimientos del 16% en 2014, 18% en 2015 y 29% en lo que llevamos de año, según datos de Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas (Anesdor).

Movilidad urbana
Barcelona lleva las motos en su ADN hasta tal punto que la capital catalana y su tejido industrial hicieron de su intrínseca conexión con los vehículos de dos ruedas un instrumento de mejora de la movilidad urbana primero y ahora con las modalidades eléctricas un elemento clave de la sostenibilidad medioambiental.

Esta relación había tenido su proyección ferial en el salón Motoh! BCN que Fira de IMG_3685Barcelona organizó hasta el año 2008 y que ahora recupera con el nombre de MotOH! Barcelona. El renovado salón dirigido tanto a profesionales como al público en general dura tres días, tiene una periodicidad anual y presenta en el recinto de Montjuïc toda la oferta del mundo de la moto.

Los visitantes pueden disfrutar de las últimas novedades de los principales fabricantes (BMW, Ducati, Harley-Davidson, Honda, Kawasaki, KTM, Piaggio, Suzuki, Triumph, Yamaha…), distribuidores e importadores de motocicletas, ciclomotores, quads, accesorios y componentes que operan en España y del atractivo programa de actividades estructurado en tres grandes áreas: MotohAcademy, con espacios de formación y prueba de vehículos; una área lúdica con simuladores y exposiciones; y finalmente un espacio para demostraciones a cargo de pilotos profesionales de trial o de aceleración.

En definitiva, la mejor excusa para que Barcelona grite de nuevo: ¡Me gustan las motos!

Barcelona, unida a la historia de la moto

Hablar de la historia de las motos en España es hablar de la historia de las motos en Barcelona. Desde los inicios de este tipo de vehículo autopropulsado, Barcelona fue unos de sus principales focos de crecimiento en Europa. El primer vehículo autopropulsado que circuló en España lo hizo en la capital catalana: el triciclo diseñado por el ingeniero barcelonés Francisco Bonet en 1889, con capacidad para 4 pasajeros y una velocidad máxima de 6 km/h.

Captura de pantalla 2016-04-07 a les 17.07.15El primer prototipo de motocicleta fue obra de Rafael Antrás de Bidaburu, ingeniero barcelonés que en 1901 construyó un motor de petróleo para ser incorporado a una bicicleta. Tenía un único caballo de potencia y circuló por las calles de la ciudad condal apenas 5 años después de la fabricación de la considerada como primera motocicleta del mundo, la Hildebrand & Wolfmüller.

A partir de ahí, y a pesar de las dificultades derivadas de las diferentes guerras que asolaron Europa y España en la primera mitad del siglo XX, Barcelona fue testigo directo de la evolución de la moto a través de nombres como Villalbí, Masó y Fusté hasta la eclosión definitiva del motociclismo en la ciudad y en Catalunya, tanto en popularidad como en desarrollo técnico e industrial, de los años 50 y la aparición de Sanglas, Derbi, Montesa, OSSA y Bultaco.

Montjuïc, donde ahora se celebra el salón, está unido asimismo a la historia del motociclismo por haber acogido grandes carreras, especialmente las “24 horas” que tuvieron lugar entre 1955 y 1986.

Folc Lecha