Montjuïc, un circuito ‘retro’

30-03-01b
Olor a gasolina y el estridente sonido de motores entre árboles en un sinuoso trazado que surcaba la montaña mágica de Montjuïc. Así es como los aficionados al motor recuerdan al mítico circuito barcelonés, que acogió los grandes premios de España de Fórmula 1 en las temporadas 1969, 1971, 1973 y 1975. En el imaginario colectivo de los amantes del motor de nuestro país, el circuito urbano de Montjuïc es algo más que un simple circuito. Es una leyenda.

Y por ello, la 31 edición del salón Auto Retro, que se celebra del 4 al 8 de diciembre en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, le rinde homenaje dedicándole el cartel oficial. El organizador del salón, Fermín Sulé, explica que “siendo como es Auto Retro Barcelona, un certamen en el que el vehículo histórico tiene un papel fundamental, y dado que desde hace muchos años celebramos nuestra exposición en Montjuïc, hemos creído que había que plasmar esta vez a nuestro querido circuito, con toda su majestuosidad”.

80 años de historia

El cartel, obra del pintor argentino Juan Carlos Ferrigno, reproduce el Lotus JPS-Cosworth, pilotado por el brasileño Emerson Fittipaldi, en la curva de La Rosaleda del trazado barcelonés con la imagen del Palau Nacional al fondo durante el Gran Premio del año 1973.

30-03-02cNo obstante, la historia del circuito de Montjuïc se remonta a los años 30 del siglo pasado, con las pruebas organizadas por la Penya Rhin Grand Prix. Después de la guerra civil, las carreras de coches se trasladan a Pedralbes hasta 1955. Tras un largo paréntesis, España consigue, en 1968, recuperar la organización de un Gran Premio puntuable para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. El madrileño circuito del Jarama y el barcelonés de Montjuïc se alternarían anualmente la celebración del gran premio español.

Falta de seguridad

En el Gran Premio de 1975, los pilotos denunciaron la falta de seguridad del trazado catalán y, en los entrenamientos, quisieron evitar su disputa. No lo lograron, pero el entonces campeón del mundo y gran estrella de la Fórmula 1, Emerson Fittipaldi, se retiró de la carrera en señal de protesta tras la primera vuelta.

30-03-03Tras diversos accidentes leves, llegó la tragedia que acabó con el circuito de Montjuïc. Se cubría la vuelta 26 cuando el coche del alemán Rolf Stommelen perdió su alerón, salió volando por los aires y fue a estrellarse contra la zona de espectadores. Fallecieron cinco personas. La carrera se suspendió y los 3.790 metros del circuito de Montjuïc fueron eliminados del calendario de la Fórmula 1. Ver vídeo

Desde entonces, solo algunas pruebas motociclistas como las célebres 24 Horas de Montjuïc hasta 1986 tuvieron como escenario el trazado urbano catalán hasta que las autoridades deportivas consideraron que ya no reunía las condiciones de seguridad necesarias para acoger pruebas de velocidad.

Después de más de 30 años sin albergar prueba alguna, y coincidiendo con el 75 aniversario de su creación, en octubre de 2007, se llevó a cabo la ‘Martini Legends’, que reunió a más de 80 vehículos de época así como a pilotos destacados como Emerson Fittipaldi, quien recorrió el trazado a los mandos del coche con el que logró la victoria en el Gran Premio de 1973 y que es la imagen oficial del 31º Auto Retro Barcelona… Paradojas de la vida.

La montaña del motor

Los aficionados conocen a Montjuic como ‘La montaña del motor’. Y es que este circuito fue uno de los más selectivos y difíciles del mundo. Se trataba de un trazado virado y sinuoso donde solo el tramo de la avenida de Rius i Taulet delante de la Font Màgica era el único realmente recto del circuito.

A destacar curvas como la de La Pérgola, la del Poble Espanyol, el curvón de Sant Jordi, el cambio de rasante tras pasar el Estadi Olímpic donde los monoplazas alcanzaban los 250 km/h; el ángulo de Miramar, donde se pasaba de 250 a 80 km/h en tan solo 300 metros, la de la Font del Gat o la del Teatre Grec… Forman parte de la historia del automovilismo mundial.

E. PÉREZ MOYA