Quiero tener un clásico

DICIEMBRE 2010 / ENERO 2011

05-02-01Aston Martin, Ferrari, Rolls Royce, Cadillac, Alfa Romeo… marcas míticas que levantan pasiones y que son objeto de colección en todo el mundo. En nuestro país -aunque se lleva más el Seiscientos, el Biscuter o el 2CV-, aumentan cada año los entusiastas de los coches y motocicletas clásicos que, más por nostalgia que por negocio, adquieren, restauran, mantienen, conducen, exhiben y comparten auténticas joyas del automovilismo. El salón Auto Retro es el lugar ideal para iniciarse o profundizar en esta afición.

“Por capricho, cariño o gusto, no por inversión”. Rafael Viña secretario de la Federación Española de Vehículos Antiguos (FEVA) resume los motivos que llevan a alguien a coleccionar coches en nuestro país. “Son muchos los que se enganchan y acaban teniendo más de un modelo”, explica.

Se consideran clásicos los coches, motos, camiones y tractores fabricados después de 1945 y con al menos 25 años de antigüedad. Aun así, algunos clásicos se convierten en vehículos de colección antes de tiempo por su limitada difusión o singularidad. Por el contrario, los denominados antiguos son los fabricados en la primera mitad del siglo XX y normalmente están catalogados como históricos.

Sin embargo, según el reglamento cualquier vehículo con más de 25 años puede matricularse como histórico. Este trámite obliga a acreditar su autenticidad y la de sus piezas, superar exámenes técnicos particulares y conseguir un permiso de circulación especial. Como ventajas: la ITV se pasa cada cinco años, no se paga el impuesto municipal de circulación, el seguro es muy económico y el mantenimiento no sale excesivamente caro, salvo los recambios si son difíciles de encontrar.

Dónde comprar

A particulares, a empresas especializadas, en subastas o en ferias. Incluir un automóvil clásico o histórico en el garaje supone desembolsar desde los 2.500 euros de un Simca 1000; un Seat 124 o un R4 hasta los más de 300.000 euros de algunos modelos exclusivos de Ferrari o Aston Martin. Entre medio, un amplio abanico de precios y de marcas nacionales y de importación para elegir. Es cuestión de gustos, de bolsillo y de espacio para aparcar la adquisición.

Tampoco hay que obviar el gasto de restauración y mantenimiento. Muchos aficionados los adquieren con la ilusión de repararlos ellos mismos. La gracia está en encontrar los recambios y las piezas originales para ponerlos en funcionamiento o devolver su aspecto inicial a la carrocería y la tapicería. Hay un gran número de empresas y talleres especializados en ayudar a conseguir este objetivo.

Montjuïc

Con la documentación en regla y el seguro obligatorio, los vehículos clásicos o los históricos pueden salir a la carretera individualmente. Sin embargo es fácil encontrar asociaciones y clubs en todas las provincias españolas que promueven salidas colectivas y rallyes de exhibición. Un ejemplo lo constituye la Revival Montjuïc, organizada por RallyClassics, que se celebra el 5 de diciembre, con la participación de unos 200 automóviles y motocicletas desfilando toda la tarde por el mítico circuito de carreras barcelonés.

 Rememora el Gran Premio de España de 1975 en Montjuïc

M.D.H.

La oportunidad de los seminuevos

05-02-02Con el paso de los años, quizás algunos modelos del Smart, el Volkswagen Golf o el Seat Ibiza serán coches de colección. Mientras tanto, serán seguramente algunos de los turismos más vendidos en el salón Ocasión, una especie de gran concesionario con 1.200 vehículos usados de escasa antigüedad y kilometraje, que se pueden adquirir en el acto con todas las garantías. Estos, a diferencia de los clásicos, son para uso habitual.

Jaume Roura, presidente de la Federació Catalana de Venedors de Vehicles a Motor (FECAVEM) explica el atractivo del mercado de ocasión para el consumidor, y más en plena crisis. “Es una compra inteligente, por la calidad de la oferta y por el precio, ya que puede suponer un importante ahorro respecto a un coche nuevo”. Roura destaca la seguridad y confianza de comprar coches de segunda mano en concesionarios y empresas del sector, no sólo por el asesoramiento profesional: “los coches han sido debidamente reacondicionados y revisados técnicamente, están libres de cargas y tienen una garantía mínima de un año, lo que no ocurre si la transacción es entre particulares. Además, la tramitación de la documentación es automática y hay posibilidad de financiación”.