La rebelión de las máquinas

iot_principal

Hace tiempo que la tecnología más disruptiva se mudó a nuestros bolsillos y muñecas y abandonó el que había sido su hábitat natural durante décadas: la industria. Los smart watches, smartphones, smartglasses y compañía han abanderado la vanguardia tecnológica, pero han dejado los tradicionales procesos productivos en manos de la automatización que los revolucionó hace unas cuantas décadas y de un buen puñado de robots que invadieron las plantas de producción hace unos años. El llamado Internet de las cosas (IoT) está dispuesto a cambiarlo todo.

Si hace antes un avión comercial solo era capaz de generar 30Kb de información tras un vuelo, hoy en día los sensores integrados en los motores de una aeronave pueden llegar a generar más de 500Gb de datos. Eso significa que podemos saber más de cómo funciona, cómo rinde y cómo puede mejorarse cada una de las cosas que fabricamos abriendo una nueva ventana a la innovación, la eficiencia y los beneficios empresariales.

Cambiará el mundo

mobile

El modelo a seguir es el de los ordenadores personales, móviles y el internet. Nuestros teléfonos a menudo reciben molestos mensajes de actualizaciones que nos fastidian cuando llegan pero que suponen mejoras para nuestros dispositivos y sus funcionalidades. Traslademos ese mismo modelo a otro elemento común de nuestro día a día como el coche. Tras sacar el vehículo del concesionario, ¿cada cuánto se actualiza para mejorar su rendimiento? Nunca. Y la planta de producción donde se montó el coche, ¿Cada cuánto?

Así, la industria como la conocemos cambiará bien pronto y el mundo con ella. El IoT se convertirá en un importante motor de esta transformación y los principales actores en el escenario industrial mundial, ya son conscientes de este hecho, de acuerdo con una encuesta realizada por el Foro Económico Mundial, que concluye que el 72% de los altos ejecutivos de empresas privadas creen que el Internet Industrial será un elemento revolucionario. Mientras que Accenture asegura tras un estudio que el IoT industrial generará 14.000 millones de dólares en el año 2030.

IoT Solutions World Congress

IoT

Tras esta revolución de las máquinas están unos pequeños elementos llamados sensores que son los responsables de posibilitar esta transformación. Artilugios pequeños y sencillos, capaces de comunicarse de manera inalámbrica e integrados en sistemas más o menos complejos, son los encargados de proporcionar la información necesaria para generar tantos beneficios –económicos y funcionales– una vez analizados.

Como sector nuevo e innovador, hay mucho por hacer y mucho por definir y por eso Fira de Barcelona ha apostado por convocar el primer congreso internacional sobre el IoT industrial, el Internet of Things Solutions World Congress, que se celebrará del 15 al 17 de septiembre de 2015 de la mano del Industrial Internet Consortium, principal asociación internacional del sector, y reunirá a expertos de talla mundial y empresas como Accenture, General Electric, IBM o Intel, entre otras.

FOLC LECHA