La rehabilitación, clave para reactivar la construcción en España

NOVIEMBRE / DICIEMBRE 2010

04-03-01Después de tres años de crisis inmobiliaria, y con el precio de la vivienda volviendo a los niveles de 2005, son muchas las voces que se preguntan si, verdaderamente, el sector de la construcción ha dejado atrás la etapa negra que ha vivido para encarar una época de recuperación.

Las sorprendentes cifras del pasado Barcelona Meeting Point, celebrado del 20 al 24 de octubre en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona y en el que, según sus organizadores, se efectuaron operaciones por valor de más de 2.250 millones de euros en sólo cuatro días de salón, parecen indicar que así es.

Unos pisos más baratos, unos tipos de interés más bajos y la próxima finalización del plazo para desgravar la compra de una vivienda son las causas que explican este fenómeno que incluso ha provocado que el presidente del certamen, Enrique Lacalle, haya dicho que “el salón ha representado un brote verde en momento de crisis”.

El hecho que exista, según datos de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO), más de 600.000 viviendas nuevas en venta y sin comprador, provoca que el sector apueste por otras vías para avanzar.

En la última edición de Construmat, salón que se celebró en un momento muy complicado y que, desde su primera edición, ha marcado la tendencia a seguir en la construcción española, ya se señalaron los tres ejes sobre los que el sector podría resurgir: innovación, sostenibilidad y rehabilitación.

Fruto de estas reflexiones y surgido también en el marco de Construmat 2009, a principios de octubre, se celebró el primer Congreso de Rehabilitación y Sostenibilidad, organizado por el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Barcelona.

En el acto inaugural, el presidente de Construmat, el empresario Josep Miarnau, se refirió a “datos que hablan de una recuperación” en el sector, poniendo el acento en la importancia de la rehabilitación. “Hemos de seguir apostando, y mucho, por la rehabilitación”, asegurando que “una gran parte de los 26 millones de viviendas de nuestro país tienen más de 30 años, lo que indica que muchas de ellas son susceptibles de procesos de mejora o reforma”.

En este sentido, la presidenta del Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Barcelona, Rosa Remolà, afirmó que “sólo la regeneración urbana y la rehabilitación pueden ofrecer respuestas adecuadas a las demandas actuales de sostenibilidad social, económica y ambiental”.

En la misma línea, se expresó Beatriz Corredor, en aquel momento titular del desaparecido Ministerio de la Vivienda en una de sus últimas comparecencias públicas. “La rehabilitación seguirá siendo una de les líneas estratégicas de la política de vivienda del Gobierno” afirmó.

José Blanco, ministro de Fomento y máximo responsable de las políticas de vivienda tras la desaparición del ministerio, ha hecho suya la apuesta de su antecesora. “Ya no es podrá crecer como se hizo en el pasado y debemos efectuar una apuesta clara por la rehabilitación como una forma de regeneración de los barrios y también como una fórmula para generar mano de obra ocupada”.

Las cifras dejan bien claro cual debe ser el camino a seguir. Entre enero y julio de este año, los visados para la reforma o restauración de viviendas alcanzaron las 20.835 unidades, un 12% más que en el mismo período del año pasado.

Es posible que el sector todavía no haya remontado la crisis, pero lo que sí parece claro es lo que se debe hacer. Ahora es momento de dar tiempo al tiempo.

E. P. M.