La smart city no tiene conductores

portada_smartMuchos son los factores que influyen en el funcionamiento de una ciudad y muchas las disciplinas que trabajan en el ámbito urbano. Pero si existe un único reto que todas las ciudades deben afrontar es el de mejorar el transporte urbano (y las condiciones en que se lleva a cabo), ya que tiene un impacto directo en la calidad de vida de los ciudadanos. Esto se debe a diversos motivos: no solo consume mucha energía y genera la mayoría de los gases de efecto invernadero que se emiten, sino que también obliga a los ciudadanos a invertir mucho tiempo en sus desplazamientos, lo que disminuye la productividad y desperdicia tiempo de potencial descanso y ocio.

Sin ir más lejos, IBM publicó en 2011 el estudio “Global Commuter Pain Survey” en el que cifraba las horas perdidas por los ciudadanos en los desplazamientos por sus ciudades y el Texas Transportation Institute concluyó en el año 2000 que las 75 áreas metropolitanas más grandes de los EE.UU. experimentaron 3.600 millones de horas de retrasos en desplazamientos en coche, lo que supuso 21.600 millones de litros de gasolina derrochados y una pérdida de la productividad cifrada en 67.500 millones de dólares, es decir, un 0.7% del PIB de aquel año.

vídeo¿Qué receta proponen las smart cities para contrarrestar esta realidad? Un nuevo paradigma de movilidad multimodal (que combine diferentes tipos de transporte) y en el que el transporte público, el vehículo eléctrico y el transporte ferroviario sean protagonistas.

En este contexto, un concepto que hasta hace bien poco parecía propio de la ciencia ficción está ganando peso específico: los vehículos de conducción autónoma. A pesar de que el más famoso del mundo –el Google Car– lleve miles de kilómetros de pruebas, otro enfocado al transporte público circulará por las calles de California y Singapur mucho antes. Se trata del microbús eléctrico EZ10 de la empresa Easymile.

smartEste vehículo se podrá ver y probar en la próxima edición de Smart City Expo World Congress junto con otras muchas innovaciones en el terreno de la movilidad urbana como bicicletas eléctricas diseñadas para la distribución y entrega de mercancías que duplican el número de entrega de los transportistas que operan dentro de las ciudades o sistemas de gestión de las plazas de aparcamiento que disminuyen radicalmente el tiempo de búsqueda de un lugar donde estacionar el coche.

La Smart Mobility, protagonista en BcnRail

BcnRail, el Salón Internacional de la Industria Ferroviaria de Fira de Barcelona que celebra su quinta edición en el pabellón 2 del recinto de Gran Via, ha apostado decididamente por la Smart Mobility como leit motiv y principal eje temático del certamen. El acceso a nuevos mercados internacionales, con la presentación de proyectos de alta tecnología, y la logística de mercancías son los otros dos temas que serán abordados en BcnRail Congress, el foro de transferencia del conocimiento y de debate del salón que reunirá a más de una cincuentena de expertos nacionales e internacionales.

FOLC LECHA / E. PÉREZ MOYA