El Museu Nacional recupera el arte moderno

30-05-01b

El Museu Nacional d’Art de Catalunya, icono de Montjuïc y de Barcelona, es bien conocido por sus colecciones de arte románico y gótico, pero no tanto por los importantes fondos de arte moderno.

Desde 2012 el museo ha trabajado en un proyecto estratégico para recuperar la dimensión del arte moderno y situarse en la centralidad artística y cultural del país y también a nivel internacional. Esta importante labor se ha materializado en una nueva presentación de su colección, abierta al público desde el pasado septiembre.

El proyecto ha contado con el apoyo de la Obra Social de La Caixa en el marco del esfuerzo por crear una nueva zona museística en Montjuïc, que el pasado mes de enero vio la luz pública con la Asociación Montjuïc Muntanya dels Museus, de la que también forma parte Fira de Barcelona.

Reflejo de cambios

La colección de arte moderno del Museu Nacional tiene un cierto origen ferial: fue creada a partir de la Exposición Universal de 1888 y se encuentra plenamente ligada a la historia de Barcelona y de Cataluña. En ella se reflejan las transformaciones políticas, sociales, culturales, industriales y tecnológicas, así como la Guerra Civil.

30-05-02Se trata de una colección de más de 1.350 obras de 260 artistas, la mayoría de ellas inéditas o muy poco conocidas, que conforman un relato sobre el nacimiento de la modernidad y el papel jugado por el arte y los artistas. Por tanto, además de las artes tradicionales –pintura, escultura, dibujo, grabado–, la nueva presentación de la colección incorpora también cartelismo, ilustración y caricatura, fotografía y cine, arquitectura y artes decorativas.

La colección, procedente en su mayoría del fondo del museo, pero también de otra colecciones como la Sagrada Familia (con obras de Antoni Gaudí, entre otros) o el fondo familiar de Josep Maria Jujol, ocupa 4.000 metros cuadrados en el primer piso.

Un recorrido por la historia

La nueva presentación hace un recorrido artístico a lo largo de un siglo, desde la segunda mitad del XIX hasta los años cincuenta del siglo XX. A principios del próximo año, 2015, se instalará una exposición temporal dedicada al período 1950 a 1977 con el fin de prefigurar un primer relato completo de toda la modernidad.

30-05-03La colección se distribuye en cuatro grandes ámbitos y un epílogo: “La ascensión del artista moderno”, “Modernismo(s)”, “Novecentismo(s)” y “Arte y Guerra Civil”. El epílogo está dedicado a la inmediata posguerra y a la década de los años 50.

Las salas dedicadas al modernismo adquieren especial protagonismo en la nueva presentación, dado el papel de este movimiento que abarca todos los campos de la cultura y del que Barcelona es una de las capitales europeas. Cabe destacar el importante y numeroso conjunto de obras de Gaudí, Jujol y otros arquitectos de este periodo, junto con las producciones de artistas como Ramon Casas, Santiago Rusiñol, Isidre Nonell, Carles Casagemas o Picasso, a los que hay que añadir también una importante representación de artistas españoles y europeos, de Regoyos a Zuloaga, de Sisley a Eduard Munch.

FIGU88Indudablemente, la colección del Museu Nacional es un espacio de referencia para el modernismo. También se encuentran representados movimientos como el realismo mágico, el arte social o los surrealismos. La complejidad de las vanguardias está presente a través de artistas como Manolo Hugué, Juan Gris, Olga Sacharoff, Otto Lloyd, Barradas, Torres-García, Gargallo, Julio González o Salvador Dalí.

A todo ello hay que añadir los artistas y creadores vinculados al surrealismo, el racionalismo y otros movimientos característicos de los años treinta, como GATPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea) y ADLAN (Amigos del Arte Nuevo). Especial interés tienen las salas dedicadas a la guerra civil, periodo sobre el que el museo cuenta con una gran colección. Las artes tradicionales dan paso a las nuevas expresiones: cartelismo, fotografía, fotomontaje y a la eclosión de los nuevos medios de masas como el cine y la publicidad.

La posguerra se encuentra muy bien representada por el grupo Dau al Set. Es como un modo de recomenzar, un signo de que el papel transformador del arte nunca muere.

30-05-05

R.P.