Los espacios singulares del Museo Nacional

principalEl Palacio Nacional de Montjuïc es, sin duda, uno de los edificios más emblemáticos de Barcelona. Desde su inauguración en 1929, con motivo de la Exposición Internacional, y la posterior transformación en museo, ha sido el escenario de numerosos actos que han marcado la vida social de Barcelona, muchos de ellos ligados al impacto olímpico de 1992. Y lo quiere seguir siendo.

3138-120Alberga el Museo Nacional, museo de referencia y un gran atractivo de la ciudad, con una excepcional colección de arte románico y gótico, así como la amplia obra artística del modernismo, movimiento arraigado con fuerza en la Barcelona de principios del siglo XX.

La riqueza del museo, la excepcionalidad del edificio y su ubicación, con vistas sobre Barcelona, presidiendo la entrada en Montjuïc, con los palacios feriales a ambos lados, ofrecen como resultado un ámbito único para la realización de actos de todo tipo por parte de entidades, empresas, instituciones o incluso particulares. El Palacio Nacional parece estar hecho a medida de cenas de gala, inauguraciones o clausuras de congresos, conciertos, presentaciones o entrega de premios.

Espacios singulares

MNAC 2011_061El Museo Nacional, cuenta con un excepcional conjunto de espacios, de entre los que destacan por su espectacularidad la Sala Oval, una de las salas para actos más grandes de Europa. Sobresalen la inmensa cúpula, que permite la entrada de luz natural, y el órgano, de 34 m de longitud y 11 m de altura, que preside la sala desde el balcón. En este gran ámbito polivalente, restaurado modernamente por la arquitecta italiana Gae Aulenti, se inauguró la Exposición Internacional de 1929.

Otros espacios de gran interés son la misma entrada al Museo Nacional, la Cúpula, el restaurante Òleum, que se encuentra en el antiguo Salón del Trono, las terrazas, los auditorios o la Sala Sert. El Museo Nacional es muy versátil con ámbitos que oscilan entre las 35 y 1.400 personas de cabida.

Una ventana sobre Barcelona

El Museo Nacional ha reformado más de 1.200 m2 de los tejados abriendo dos terrazas- miradores que permiten disponer de un nuevo escenario para organizar eventos en formato cocktail, actividades como conciertos al aire libre o simplemente disfrutar del espectáculo nocturno de la Fuente Mágica. El acceso directo a los tejados desde la calle permite su uso fuera de las horas de visita al museo.

El Mirador delantero orientado en la Avenida María Cristina y el Mirador con vistas a los jardines del Palacete Albéniz completan una visión de 360 grados de la ciudad y permite divisar los principales edificios y monumentos que conforman el skyline de Barcelona: desde la Sagrada Familia a la torre Agbar y los edificios de la Villa Olímpica, el puerto y la anilla olímpica.

Pequeños y grandes tesoros

WT3A4118La Sala de Amigos y Benefactores del Museo decorada con pinturas de Josep Maria Sert es un espacio privilegiado. Esta sala ofrece como un espacio adicional, privado y exclusivo, pensado para ser utilizado como sala VIP o reservado. Destaca por su decoración con paneles de 6 metros de altura pintados por Josep M. Sert para decorar la Sala de Baile de la mansión de Sir Philip Sassoon, figura relevante de la alta sociedad británica de los años veinte del siglo pasado.

Otra experiencia relevante, la constituye las visitas exclusivas a la reserva del Museo Nacional, que permite admirar, de la mano de un experto, lo que el público habitualmente no ve: las piezas de arte no expuestas en la colección permanente y saber, asimismo, como se custodian, estudian y conservan.

R.P.