impresora en graphispag salon artes gráficasEn su particular proceso de reinvención, las artes gráficas han saltado del papel a imprimirlo todo. Ahora el sector se vuelca en el diseño, la innovación y la personalización para ofrecer a sectores profesionales y al consumidor final productos gráficos únicos. Es tiempo de imprimir sensaciones para competir con la comunicación digital como se verá en Graphispag.

A lo largo de sus 550 años de historia, la impresión no ha parado de evolucionar, aunque ha sido en la última década cuando mayor ha sido la transformación. La profunda crisis económica y el cambio de hábitos de consumo de los productos impresos, derivado del mayor uso de los contenidos digitales, han obligado a las empresas gráficas a modificar su modelo de negocio.

Y en este nuevo contexto, el papel ha dejado de ser el soporte hegemónico en las artes gráficas. Hoy casi la mitad de lo que se imprime en Europa se hace en otros soportes distintos al papel. El futuro del sector pasa precisamente por ahí, por proveer cualquier solución de impresión sobre cualquier objeto o superficie y, si puede ser de forma personalizada, mejor.

También estamos asistiendo, además, al desarrollo de otras aplicaciones de impresión avanzada ligadas al 3D, a la electrónica impresa y funcional y a aplicaciones que conectan el producto impreso y el mundo digital y que pueden generar nuevos ingresos a las empresas del sector. Son segmentos a explorar que también estarán en Graphispag.

Y en esa reinvención, las empresas gráficas están utilizando tres ingredientes: diseño, personalización y digitalización. Tres imprescindibles en los que Graphispag 2019 pone el foco no solo a través de la oferta comercial de sus 200 expositores y casi 380 marcas representadas, sino también en sus espacios de conferencias y áreas experienciales donde los profesionales de las artes gráficas y de sectores usuarios de la impresión puedan ver, probar y aprender nuevas aplicaciones.

Productos únicos y singulares

La personalización ya no es sólo una tendencia es una realidad en la industria gráfica. Los clientes demandan productos únicos, diferentes y a medida y están dispuestos a pagar más por ellos. La impresión digital permite esa customización, casi al instante, de cualquier producto gráfico, objeto y superficie y esto abre nuevas e interesantes vías de negocio no sólo para las artes gráficas sino también para sectores como el retail, el textil, la publicidad, el marketing, el packaging, la decoración, entre otros muchos. Al mismo tiempo está calando la práctica de convertir objetos cotidianos en regalos personalizados realizados por el propio consumidor.

Según Infotrends, la “siguiente generación” de productos impresos está surgiendo no sólo por la creatividad de los consumidores que se implican e invierten tiempo en su diseño, sino también por los avances en impresión y tecnologías de producción, desarrollo de software y aplicaciones y una mejor experiencia móvil del público general.

Diseño, más personalidad

diseños personalizados en artes gráficas

Y en esa búsqueda de la singularidad de cualquier producto, el diseño marca la diferencia, añadiendo personalidad y creatividad. De hecho el diseño gráfico es el origen de cualquier proyecto gráfico que, después, la industria gráfica se encargará de imprimir.

“Hoy la comunicación visual reclama proyectos, imágenes, iconos, mensajes, textos, formas y colores tan claros como bellos, tan comprensibles como diferenciables, tan cercanos como únicos. Aquí radica su sustancia”, asegura Marta Cerdà, diseñadora que participará como ponente en Grada&CongresGràfic dentro de Graphispag. El diseño es el gran aliado de la industria gráfica para sorprender y salir de lo estándar.

Hacia la digitalización

Actualmente la ventaja competitiva de la industria gráfica no sólo se encuentra en los equipos de impresión y acabados sino en los flujos de trabajo y sistemas integrados capaces de digitalizar y automatizar los procesos de producción y de comercialización, así como de generar información para saber la trazabilidad de cada producto gráfico y, sobre todo, para conocer mejor al cliente.

La industria gráfica está en ello. Además, las nuevas tecnologías y soluciones como el web-to-print han abierto nuevas oportunidades comerciales y contacto directo con el consumidor final que puede solicitar sus productos gráficos personalizados desde casa, simplemente con un click.

Para Aurelio Mendiguchía, asesor a la dirección técnica del Instituto Tecnológico Gráfico Tajamar, conceptos asociados a la industria 4.0 como inteligencia artificial, fábricas inteligentes, IoT, robótica o big data también llegan a la industria gráfica, cuya competitividad pasa por la innovación y por “combinar el mundo real y el virtual”.

Graphispag 2019, con sello propio

En 1966, Correos emitió un sello de 1 peseta con motivo de la celebración de Graphispack, el primer salón de artes gráficas, envase y embalaje de nuestro país. 53 años después, Graphispag tendrá también un signo de franqueo propio esta vez, utilizando el servicio de personalización que el operador español de servicio postal y paquetería ofrece vía web.

Es solo un ejemplo de cómo la evolución de las artes gráficas ha llegado también al mundo del sello, un pequeño elemento que aúna diseño, mensaje y calidad de impresión utilizando diferentes sistemas y formatos, tintas especiales, texturas y troquelados, y que se colecciona como una auténtica obra de arte.

Con motivo de esta edición de la feria, se emitirán un total de 350 sellos autoadhesivos con medidas 28,8 x 40,9 mm, impresos en pliegos de 25 unidades producidos por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), entidad colaboradora de Graphispag.

Cada expositor recibirá un sello, presentado en una caja de metacrilato también personalizada. Además serán obsequiados con este singular elemento gráfico conmemorativo las personas, empresas y entidades a las que Graphispag distinguirá por su labor en la promoción y crecimiento de la industria gráfica en su tradicional acto de homenaje. Aviso a filatélicos.

MD HERRANZ