Barcelona vuelve a ser capital mundial de la industria del textil con la celebración de ITMA, la mayor feria de maquinaria textil del mundo que ha elegido por segunda vez Fira de Barcelona como sede para la edición de 2019, del 20 al 26 de junio, tras el éxito de su convocatoria de 2011.

Se trata de una feria itinerante, que tiene lugar cada cuatro años en Europa y cada dos en China, y su importancia en número de expositores, visitantes y superficie es solo comparable al Mobile World Congress. Así lo corroboran los datos de este año: siete días de feria, 1.700 empresas expositoras, 127.000 visitantes previstos, ocupa todo el recinto de Gran Via y genera un importante impacto económico en la ciudad.

Hacia la industria 4.0

ITMA 2019 mostrará las últimas innovaciones de un sector en plena transformación digital (industria 4.0) y que apuesta cada vez más por iniciativas que fomentan la sostenibilidad como el ahorro energético, la gestión eficiente de los recursos como el agua, la reducción de residuos, etc.

Su oferta expositiva, representada por el 60% de empresas europeas (España es el tercer país de la UE con mayor representación seguido de Italia y Alemania) y el 40% procedente principalmente de China, Turquía e India, abarca todo el proceso de producción de la industria textil: maquinaria y productos para confección de ropa y para el hogar, impresión digital y tintas, logística, distribución, tejidos técnicos…

 

 

En España hay 70 empresas dedicadas a la fabricación de maquinaria textil que facturan 600 millones de euros y ocupan a más de 2.000 personas. Concentradas en Cataluña (70%) y en la Comunidad Valenciana (25%), diez de estas firmas son líderes a nivel mundial, exportando más de la mitad de su producción, especialmente a Estados Unidos, Portugal, Francia, Italia, México y Pakistán.

Más allá de la ropa

¿Recuerdas cuánto dinero gastaste en ropa y calzado el año pasado? Según el informe de EAE Business School, cada ciudadano español gastó de media 429 euros en 2018. Esta cifra podría ser mucho mayor al añadir los otros sectores de la industria textil que van más allá de la vestimenta: vendas y vendajes médicos, productos ortopédicos e higiénicos (compresas y pañales) o ropa del hogar.

 

En efecto, el sector tiene un amplísimo abanico de aplicaciones. Por ejemplo, están los llamados textiles técnicos, que representan el 30% del total del textil vendido, y son los que presentan mayor potencial de desarrollo por su apuesta por la innovación. Este tipo de materiales se aplican a casi todo, como por ejemplo, a la aeronáutica, la construcción e ingeniería civil, el transporte de mercancías, los automóviles, los envases y embalajes de productos industriales, agrícolas y alimentarios, así como la medicina.

 

Según el Ministerio de Industria, la industria textil y confección ocupa al 4,3% del total de personas dedicadas al sector secundario. Cataluña concentra uno de cada tres empleos en el sector textil español, dando trabajo a casi 30.000 personas. Además, la Unión Europea es el mayor importador de textil a nivel mundial: importa el 24,5% del total del textil producido y el 38,5% de las prendas de vestir.

H.DT. / R.P. / M.G.