El hígado, el enfermo silencioso

ThinkstockPhotos-101922589El hígado es un órgano que rara vez se queja. De hecho, muchas personas que padecen una enfermedad crónica hepática no lo saben. Pasa desapercibida y cuesta que sea diagnosticada antes de que se presenten los primeros síntomas.

Precisamente, con el objetivo de encontrar nuevos mecanismos de detección precoz y tratamiento de este tipo de patologías, más de 10.000 expertos de todo el mundo se reúnen este mes de abril en el congreso de la Asociación Europea para el Estudio del hígado, que se celebra en el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona.

En esta entrevista, el Dr. Pere Ginès, jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Clínico de Barcelona y catedrático de medicina de la Universidad de Barcelona, nos da más detalles sobre este enfermo silencioso.

  • ¿Qué entendemos por enfermedades hepáticas?

dr.GinèsEs un término muy amplio, es cualquier patología que se produce en el hígado. Las más frecuentes son consecuencia de inflamaciones crónicas de muchos años de duración que se pueden producir por infección por el virus de la hepatitis –sobre todo C y B, enfermedades metabólicas (depósitos de grasa debido a la obesidad y la diabetes), consumo continuado de alcohol o por otras enfermedades autoinmunes, depósitos de hierro o cobre…

El problema de estas patologías es que con el paso del tiempo acaban desarrollando una cirrosis, por lo que es necesario un trasplante o a menudo degeneran en cáncer.

  • ¿Cuál ha sido la evolución de estas enfermedades en los últimos años?

Ha habido dos grandes hechos: la aparición de fármacos antivirales muy efectivos en el tratamiento de la hepatitis C, muy frecuente en nuestro medio (en Catalunya hay más de 100.000 personas infectadas por este virus); y el aumento considerable de casos de “hígado graso no alcohólico”, es decir, personas que acumulan grasa en el hígado a consecuencia de que tienen una obesidad importante o porque padecen diabetes.

En las sociedades occidentales actuales está pasando a ser la segunda causa de enfermedad crónica del hígado y pronto será la primera (que ahora es el alcoholismo o el virus C dependiendo de las áreas).

  • Factores de riesgo

Un factor de riesgo es el alcoholismo, que engloba no sólo a aquellas personas con una grave adicción a la bebida, sino también a aquellas que hacen un consumo moderado continuado y que muchas de ellas quizás ni se han emborrachado, por ejemplo. Otro factor de riesgo sería la toxicidad que producen algunos fármacos, en muchos casos derivada de la automedicación, aunque provocan enfermedad aguda pero no crónica.

  • ¿Qué es la hepatitis?

Es una inflamación del hígado. La causa más frecuente y conocida es por virus (cuando te pones amarillo), sobre todo de tipo B y C. Esta infección, cuando entra en el cuerpo, no se elimina del todo, se convierte en enfermedad crónica y después de 20-30 años puede provocar lesiones importantes en el hígado.

Actualmente hay vacuna para la hepatitis A y B, hecho que ha contribuido muchísimo a que no se detecten nuevos casos (solo se ven ahora en población inmigrante). En cambio para la tipo C no hay vacuna, pero afortunadamente tenemos un tratamiento muy eficaz. El problema de esta hepatitis es saber que la sufres ya que son enfermedades asintomáticas y solo dan señales cuando están muy avanzadas.

  • Trasplantes de hígado

En Catalunya el número de donantes de hígado está por encima de la mayoría de países europeos y de los EUA, Canadá o Australia. Sin embargo, se necesitan más donantes: por poner un ejemplo, en Europa se calcula que 170.000 personas mueren cada año por cirrosis hepática y sólo se hacen 5.500 trasplantes.

Es decir, hay muchos más enfermos a la espera de un trasplante que hígados disponibles y esto indica que tenemos mucho trabajo por hacer para mejorar los tratamientos y aplicar medidas preventivas (como la vacunación y la disminución del índice de obesidad en la población, entre otros).

  • ¿Cómo tenemos que cuidar nuestro hígado?

Con una dieta equilibrada, no ganar peso (para reducir la grasa que se acumula en el hígado) y consumir alcohol con moderación. ¿Y qué significa esto? Poco alcohol en realidad. Se considera que en los hombres existe riesgo de padecer enfermedad hepática crónica si se consume a partir de 40 gramos de alcohol puro al día durante 10 años.

Si un hombre toma tres cervezas al día ya supera esta cifra, por ejemplo. En las mujeres estos niveles son aún más bajos: entre 25-30 gramos al día, equivalente a dos cervezas. Por este motivo, necesitamos explicar a la población que se debe consumir alcohol con mucha moderación.

  • ¿Hacia dónde van las investigaciones?

Hay tres grandes líneas de investigación: una, prevenir la aparición de cirrosis hepática en personas de hígado graso no alcohólico; la segunda sería detectar precozmente los casos de alcoholismo; y la tercera es evitar que las enfermedades crónicas de hígado acaben degenerando en un cáncer, casos que han aumentado considerablemente en los últimos años y que desgraciadamente tienen un difícil pronóstico y tratamiento.

Lo más importante es detectar con tiempo que se padece una enfermedad hepática crónica -porque hay mucha gente que no lo sabe, es silenciosa y no da síntomas hasta que está muy avanzada- para eliminar la causa que lo está provocando y así estabilizarla o que no progrese: dejar de beber, perder peso… Hoy en día se está investigando en nuevas pruebas -más simples y que se incluirían en revisiones rutinarias como las que hay para diagnosticar azúcar o enfermedades cardiovasculares- que permitirían detectar precozmente cómo está nuestro hígado.

Montse García Duque