MIHealth, tecnología para una sanidad con futuro

JUNIO 2012

15-01-01La innovación forma parte del ADN del sector sanitario desde sus inicios como lo es velar por la salud de los enfermos y encontrar curas para sus afecciones y enfermedades. Por su naturaleza científica, el ámbito de la salud siempre ha investigado nuevas maneras de hacer las cosas y solucionar los retos y dificultades a las que se enfrenta. ¿Nos encontramos delante de uno de esos momentos de grandes cambios? Los datos nos indican que sí.

15-01-03La crisis económica en la que está sumida la sociedad occidental ha puesto en el punto de mira de muchos gobiernos a los presupuestos sanitarios, uno de los principales objetivos en las estrategias de austeridad económica que la mayoría de administraciones públicas han puesto en marcha estos últimos meses.

Por poner un ejemplo muy próximo: en 2012 las comunidades autónomas españolas gastarán un 6% menos en salud de lo que hicieron el año anterior, unos 1.210,95 euros por persona de media, frente a los 1.288,58 euros de 2011.

Por todo ello, existe en el ámbito sanitario una sensación de “fin de ciclo” y diferentes expertos han reclamado ya nuevas maneras cuidar de la salud de los ciudadanos que resulten radicalmente diferentes. Esto pasa por implementar nuevos modelos de gestión, crear nuevas estructuras más eficientes y aprovechar todo el potencial de las nuevas tecnologías.

Por eso y con la clara vocación de crear un espacio que permita el intercambio de conocimiento y experiencias sobre la innovación organizativa y tecnológica en el ámbito sanitario, Fira de Barcelona ha creado MIHealth Forum, que se ha celebrado a finales de mayo, un auténtico punto de encuentro global en el que todos los agentes del sector han podido participar, opinar, plantear soluciones y buscar complicidades.

15-01-04La tecnología será uno de los muchos aliados en este empeño. En la actualidad existen cerca de medio millón de tecnologías médicas en uso por parte de los profesionales de salud. Entre 1980 y el año 2000, estas tecnologías médicas mejoraron el pronóstico y recuperación de los pacientes, lo que redujo un 56% la duración de las hospitalizaciones y supuso un importante ahorro.

¿Cómo será la atención sanitaria del futuro? Dar una respuesta precisa resulta imposible, pero aventurar que tendrá un componente tecnológico importante parece una apuesta segura.

Robots, genética y tecnología móvil

Los avances en robótica han permitido el desarrollo de robots que intervienen a los pacientes mediante técnicas menos invasivas y con una precisión inigualable, puesto que el instrumental robótico requiere espacios de maniobra menores y reduce los temblores del cirujano humano. Uno de los casos más conocidos es el robot da Vinci, apto para ser utilizado específicamente en intervenciones urológicas, ginecológicas y digestivas, pero también para otro tipo de cirugía.

Fármacos personalizados
15-01-05

Por otro lado, la irrupción de la genómica y su desarrollo suponen un salto cualitativo determinante tanto en la predicción de posibles enfermedades como en la provisión de los tratamientos más adecuados para cada paciente. El conocimiento del genoma humano ha permitido el desarrollo de la medicina predictiva al obtener un conocimiento más amplio de la complejidad de las enfermedades y, por lo tanto, la posibilidad de aplicar fármacos personalizados para cada paciente.

La comprobación de dicha eficacia es previa al tratamiento y se desarrolla en el laboratorio mediante pruebas sobre tejidos o muestras in vitro del paciente. Se consigue tanto identificar la mejor droga como su dosis más segura y efectiva, según el genotipo individual de cada usuario.

Telemedicina

Además, las nuevas tecnologías también han permitido avanzar en el terreno de la telemedicina. Cada vez está más cerca la posibilidad de que el médico nos visite en nuestra propia casa desde su despacho. Las tecnologías de la información y la comunicación ya nos permiten monitorizar de manera sencilla parámetros como la frecuencia cardíaca, la temperatura o los niveles de glucosa en sangre desde nuestras casas.

Según un primer programa piloto del Servicio Nacional de Salud británico, se calcula que la atención y seguimiento a distancia de enfermos de EPOC podría suponer un ahorro de hasta 1.000 libras (1.200 euros) por persona y año.

FOLC LECHA

* Foto principal: Hospital Clínic de Barcelona