La fabricación aditiva es probablemente uno de los avances tecnológicos más relevantes de los últimos años aunque su aplicación industrial es todavía muy desigual. Dos de los sectores donde se ha incorporado con más éxito son la automoción y la aeronáutica y hoy ya se empiezan a ver los primeros resultados. Se ha puesto de manifiesto en el transcurso de la segunda edición del salón IN(3D)USTRY,  uno de los ocho grandes eventos que han integrado la Barcelona Industry Week de Fira de Barcelona celebrada durante la primera semana de octubre.

Thales Alenia es líder en la fabricación de satélites ©Thales Alenia Space/Alban Pichon

Ante la posibilidad de abaratar sus elevadísimos costes de fabricación, la industria aeroespacial fue de las primeras en experimentar con la fabricación aditiva (AM, por las siglas en inglés de “additive manifacturing”), conocida popularmente como impresión en 3D. Sin ir más lejos, Thales Alenia Space, el principal fabricante europeo de satélites, incorporó esta tecnología en 2015 y ya ha enviado al espacio 79 piezas de metal impresas en 3D y más de 350 polímeros como componentes de satélite. El director de diseño físico de la compañía, Ángel Martínez, asegura que “el AM nos permite fabricar piezas más ligeras y otras que son casi imposibles de hacer con métodos tradicionales”. Thales Alenia utiliza con éxito la fusión selectiva por láser (SLM por selective laser melting) “estamos obteniendo resultados sin precedentes en términos de ahorro de masa y rendimiento termo-mecánico”, explica.

Alas de avión, prototipos de automóvil

Una ala de un avión comercial en construcción ©Aernnova

Aeernova, proveedora principal del gigante de la aviación europea Airbus, también ha adoptado la impresión 3D en sus procesos productivos y se ha convertido en una de las indústrias más avanzadas tecnológicamente en la fabricación de grandes estructuras de metal y de polímeros de la industria de la aviación civil. La compañía actualmente está trabajando en la fabricación de un ala de un avión comercial, completamente impresa en 3D.

Otro de los sectores que está introduciendo la fabricación aditiva a sus procesos es el automovilístico. El gigante holandés, FCA, que incluye marcas como Fiat, Chrysler, Dodge, Jeep o Maserati, aplica la impresión en 3D en la fabricación de prototipos, aunque el reto de futuro es conseguir producir componentes de los vehículos y también piezas de las estructuras pesadas, dado que permitiría una importante reducción de peso. Según la directora de fabricación aditiva e innovación de la compañía, Roberta Sampieri “estamos trabajando en soluciones para mejorar la velocidad de proceso y la automatización”. Y es que asegura que ahora los tiempos de fabricación son bastante lentos “unas dos horas”. Sampieri se marca como objetivo “recortar estos procesos” porque “sino el AM seguirá siendo sólo una perspectiva fascinante”. “En FCA necesitamos fabricar hasta 1.000 piezas en un día y no podemos llenar una fábrica con 1.000 impresoras 3D para hacerlo”, concluye. Aun así, la parrilla frontal del modelo Giuletta de Alfa Romeo está fabricada completamente mediante la impresión 3D.

Las ideas en 3D

Transporte colectivo 3D

Por su parte la empresa estadounidense Local Motors està bastante más avanzada y se prepara para la producción en serie de vehículos autónomos impresos totalmente en 3D. Toda una revolución en el mercado, tal como explica el director de marketing de la compañía, Carlo Lacovini. “Estamos experimentando con medios de transporte colectivo fabricados en 3D, eléctricos y autónomos, capaces de transportar hasta 12 personas”. Todo ello nace de la demanda de la ciudad de Berlín de proyectar el futuro de la movilidad urbana.

Olly es el primer vehículo colectivo eléctrico, autónomo e imprimido en 3D ©Local Motors

Local Motors utiliza la tecnología BAAM (gran área de fabricación aditiva, en sus siglas en inglés) con piezas fabricadas en fibra de carbono compuesto, con capacidad para producir componentes muy grandes de manera muy rápida. Lo consigue fundiendo pastillas de material en lugar de filamentos, lo que también consigue reducir aún más los costes de fabricación. Esta  tecnología les permite imprimir desde las coberturas de las ruedas, componentes interiores, los asientos y muchas partes de la estructura interna.

Thales Alenia, Aeernova, FCA y Local Motors, que han estado presentes en la segunda edición de IN(3D)USTRY ​​son sólo cuatro ejemplos de la aplicación de una tecnología que está llamada a revolucionarlo todo si bien aún es pronto para prever hasta dónde llegará o hasta qué punto cambiará nuestro día a día en un futuro no tan lejano.

ALBERT SAS