La tecnología posibilita crear, cada vez más, productos personalizados y exclusivos, lo que ha provocado un espectacular aumento de la demanda, especialmente entre la generación millennial. La industria de la impresión y la comunicación gráfica da respuesta a este reto con equipos digitales, nuevos materiales, soportes y tintas que aseguran la personalización de cualquier objeto, superficie, material o espacio de forma rápida, económica y versátil.

El 36% de los consumidores está interesado en adquirir productos personalizados, porcentaje que se dispara entre los jóvenes. De hecho, casi la mitad de los usuarios entre 25 y 30 años admite que les gustaría customizar los objetos que compran. Y en la franja de edad entre 16 y 24 años, el porcentaje es del 40%, según un estudio de Deloitte. El mismo informe señala que el 71% de los consumidores que prefieren productos personalizados estaría dispuesto a pagar por ellos un mayor precio,  lo que, de media, supondría aumentar el importe final un 20% con el consiguiente margen de beneficio para las marcas o el retail.

Pero ¿qué hay detrás del boom de la personalización? El profesor de marketing de Esade, Marc Cortés, asegura que “disponer de un producto o servicio personalizado nos hace sentir diferentes y únicos” y que “aumenta la percepción de buen servicio, de tener un producto hecho a medida. Esto nos garantiza un mayor placer en el consumo y, por tanto, una mayor vinculación con la marca”. La digitalización, tanto de los procesos productivos, como del acceso del consumidor a esos procesos hoy es posible de forma fácil, rápida y a un coste razonable.

En esta edición de 2017, Graphispag recoge esta tendencia y anima a profesionales de diferentes sectores a aplicar la impresión a su actividad para “personalizar” productos de acuerdo con los gustos de cada consumidor. Decoradores, interioristas, retailers, publicistas, diseñadores, fabricantes y distribuidores de todo tipo de objetos cotidianos desde packaging, libros o móviles hasta textil y complementos pueden incrementar sus ingresos ofreciendo este tipo de servicio bien en el establecimiento físico o en la tienda online. La impresión y la personalización pueden inspirar también nuevos conceptos de negocio.

El caso de Media Markt

En el último año, la cadena de establecimientos Media Markt, especializada en electrodomésticos, informática y electrónica de consumo, ha incorporado a sus 80 tiendas en España un innovador servicio para personalizar todo tipo de dispositivos electrónicos (smartphones, tabletas, consolas, cafeteras e incluso neveras o lavadoras). Para ello, ha instalado en cada centro una impresora Versa UV LEF-20 suministrada por Roland DG que permite personalizar en el acto cualquier artículo de la tienda. Con el mismo equipo de impresión digital ofrece, asimismo, customizar objetos de decoración, regalo y fotografía como metacrilatos, llaveros, maderas, metales, lienzos, entre otros.

Para el director general de Roland DG Iberia, Xavier Armengou, el éxito de la personalización inmediata está en “generar una nueva experiencia de compra al cliente, quien está presente en el proceso de customización, en cuyo diseño interviene y se lleva el producto en el acto”. Armengou asegura que este servicio ayuda al comercio detallista a diferenciarse de la competencia online, aumentar el tráfico de visitas a la tienda y el margen de beneficio por cada venta.

De la misma opinión, el Commercial & Industrial Printing Director en Epson Ibérica, Óscar Visuña, afirma que “los negocios y comercios que más ganen serán los que primero apuesten por incorporar esta tecnología para proporcionar a sus clientes productos únicos”. Visuña también habla de otras ventajas para la actividad del propio establecimiento como la fabricación de forma sencilla de sus propios elementos de comunicación visual para ir personalizando y actualizando el punto de venta constantemente. “Las posibilidades creativas que la impresión aporta al mundo del retail son infinitas”, concluye.

Un showroom de aplicaciones de la impresión

Graphispag se renueva y termina con el eterno debate de cómo imprimir. Lo importante ahora es saber qué se puede imprimir. Y la respuesta es todo. Para ello el salón de Fira de Barcelona abre un showroom denominado Graphispag Live con todo tipo de muestras de producto gráfico acabado para presentar casos reales de cómo se aplica la impresión en nuevos sectores, incidiendo especialmente en el mundo editorial, el textil, el packaging, el interiorismo y el retail.

Envases o embalajes que destaquen en el lineal, habitaciones de hotel redecoradas en horas, paredes vestidas con diseños actuales, páginas que desprenden aromas, etiquetas que cambian de color para indicar la frescura de un alimento, hologramas que actúan contra la falsificación de los productos, mostradores lenticulares, alfombras vinílicas que reproducen obras de arte, prendas con diseños personalizados o libros capaces de conectarse con el mundo online… Todo esto y más es impresión.

MD HERRANZ