30 años viajando con la casa a cuestas

NOVIEMBRE 2012

18-03-01Alemania. Una vez más, Alemania. Allí se fabrica la primera caravana moderna. Era el año 1931 y Arist Dethleffs decide viajar a todas partes con su familia y con la casa a cuestas. Nace el caravaning moderno. La recuperación económica tras la Segunda Guerra Mundial fomenta el turismo de masas y el caravaning se convierte, en Europa, en un verdadero fenómeno.

Así, en 1956, Dethleffs empieza la fabricación en serie de este tipo de vehículos que en Francia –las famosas roulottes- causan furor. Por las carreteras españolas, las caravanas comparten asfalto con carros tirados por animales y algún que otro coche.

18-03-02Los 50, la primera caravana

En 1956, se fabrica la primera caravana española. Pedro Martínez Aznar se define a sí mismo como el pionero del caravaning en España. “Se me ocurrió la idea de fabricar caravanas, primero por afición al camping, y segundo, por mi profesión de perito tasador de seguros, fabricante de carrocerías para automóviles y autocares. Este fue el motivo por el que, en febrero de 1956, comencé la fabricación de la primera caravana en mis talleres de la calle Tuset”. Era el principio de Caravanas Tuset.

18-03-03Los 60, de cara al público

Y una vez más, Barcelona volvió a ser punta de lanza. En 1960 tuvo lugar la primera convocatoria en España de un evento ferial que tenía al camping y al caravaning como grandes protagonistas. Era primer Salón del Deporte y Turismo, celebrado en el antiguo Hospital de la Santa Creu.

Después de cuatro ediciones, el certamen se trasladó a Fira de Barcelona. En la memoria oficial del salón de 1963, el cambio de ubicación se justifica así: “La buena acogida dispensada precisaba de palacio apropiado para la presentación de su cuarta edición, y éste no podía ser otro, precisamente por sus condiciones idóneas, que uno de los del recinto ferial de Montjuïc”.

Y es que la sociedad española de los años 60 comenzaba a interesarse por una modalidad turística diferente y que el presidente del salón de 1963, Carbó y Vidal, explicaba por “el aumento del nivel de vida de los españoles”.

18-03-04Los 70, el moderno caravaning

Doce años más tarde, en 1975, el Salón del Deporte, con una destacada presencia de los sectores del camping y el caravaning, pasa a integrarse en el Salón Náutico Internacional, creado en 1963. El moderno caravaning empezaba a hacerse un hueco en una sociedad, la española, cada vez más abierta a nuevas experiencias.

Un empresario del sector, Antonio Lluch, cuantificaba en 5.000 el número de caravanas vendidas entre 1973 y 1976. Y es, que según Lluch, “el español está despertando a la necesidad de encontrarse con la naturaleza”.

Tras estas experiencias, nace en 1977 el Salón Internacional del Caravaning, tal como lo conocemos hoy como el evento ferial representativo de esta modalidad turística y de ocio. Bajo la presidencia de José Maria Ordeix, el sector del caravaning adquiría vida propia en el marco del Salón Náutico Internacional.

18-03-05Los 80, hacia Europa

Pero, pese a los esfuerzos por divulgar las bondades de esta filosofía de vida, el caravaning no acababa de cuajar. En 1985, en una entrevista publicada en ‘Mundo Deportivo’, Ordeix se quejaba de que “en Francia se venden 60.000 caravanas y en España, no pasamos de 4.000”.

En aquel momento, España estaba a punto de entrar en la antigua Comunidad Económica Europea y Ordeix veía ese hecho como una gran oportunidad para el sector por la entrada en vigor de un nuevo impuesto que parecía venir de otra galaxia. “Cuando desaparezca el impuesto de lujo y se apruebe y aplique el IVA”, afirmaba.

En 1989, llegó la primera edición del Salón Internacional del Caravaning como feria independiente. En la nota de lanzamiento se decía que “crear este nuevo salón monográfico obedece básicamente a la nueva situación sectorial surgida por el importante crecimiento experimentado por esta actividad en los últimos años”. Se trataba de la 13ª edición del certamen, pero la primera con plena autonomía.

18-03-06De los 90 hasta ahora, fieles a la cita

Estamos en los felices años 90. Al menos, para un sector que estaba experimentado un importante crecimiento. Tanto es así que, en 1991, se vendieron más de 15.000 unidades entre caravanas y autocaravanas. La buena salud del sector se tradujo en el traslado, en 1998, del Salón Internacional del Caravaning al recinto de Gran Via, sede actual de la feria.

Desde entonces, se celebra allí la gran cita del camping y el caravaning de España y del sur de Europa. En 2012 tiene lugar del 3 al 11 de noviembre, fiel a su cita con todos los amantes de este estilo de vida. Como lo viene haciendo desde 1977.

Para viajar en libertad

Viajar en libertad. Ése es el principal signo de identidad de la práctica del caravaning. Poder conducir, aparcar y acampar a “tu bola” —como dicen los más jóvenes— es el aspecto más valorado por los amantes de esta práctica. Y para ello, además de las típicas caravanas que se enganchan a los coches, la mejor opción es la autocaravana, vehículo en el que se acopla el chasis y la cabina. Eso sí, no todas son iguales.

Están las “capuchinas”, que son las más reconocibles por tener una gran buhardilla sobre la cabina de conducción y donde se coloca una cama de gran tamaño; las “perfiladas”, donde la buhardilla se hace más pequeña; las “integrales”, en la que la cabina de conducción y el habitáculo son todo en uno, y las “campers”, que son las furgonetas de serie con el interior acondicionado como autocaravana y que disponen de techos elevables como elemento más característico.

E. PÉREZ MOYA