El placer de coleccionar

NOVIEMBRE 2012

18-05-01Monedas, sellos, minerales, medallas, discos, placas de cava, pisapapeles, fotos antiguas… Todos conocemos a alguien que colecciona algún tipo de objeto. Para aficionados o profesionales, Fira ha creado un nuevo salón, Colecciona Barcelona – que se celebra coincidiendo con Expominer (feria dedicada a los minerales, los fósiles y la joyería), convirtiendo la ciudad en la capital de los coleccionistas de España.

La vivienda de Concepción García almacena cientos de objetos que le gustan y que colecciona desde hace décadas. Gracias a vivir en una casa grande, el espacio no es un problema para ella, a diferencia de otros coleccionistas. “Tengo desde pisapapeles de vidrio a muñecas antiguas. Pero mi debilidad son las piezas Art Decó, sobre todo pequeñas lámparas o jarrones”. Todo está muy bien ordenado pero, aún así, impresiona la cantidad de objetos expuestos.

18-05-02

Art Decó

A sus 74 años, Concepción presume de buena memoria; obligarse a recordar los artículos que tiene es un buen ejercicio para conservarla. “Empecé a coleccionar cuando era pequeña. Primero fueron cromos, después monedas, figuras… Poco a poco fui descubriendo el Art Decó y acabé especializándome en este tipo de colecciones.Me encantaba visitar anticuarios y tiendas de brocanters. Compraba piezas que me gustaban, por ejemplo pisapapeles de vidrio, y cuando acumulaba unos cuantos, los vendía y empezaba una nueva colección. De hecho, lo que más me gusta es el proceso de búsqueda, encontrar ese objeto especial”.

18-05-03

Gulbenkian

Concepción considera que los coleccionistas comparten rasgos comunes: “solemos ser muy ordenados, curiosos y un poco exhibicionistas: nos encanta mostrar nuestras colecciones”. Entre los coleccionistas más importantes de la historia, siente especial admiración por Calouste Gulbenkian. Este ingeniero de origen armenio que se hizo muy rico con el petróleo reunió cerca de 6.000 piezas que incluyen desde colecciones de monedas griegas a arte islámico, pasando por objetos egipcios, estatuas romanas o grabados japoneses. La mayor parte de sus colecciones se encuentran hoy en el Museo Calouste Gulbenkian de Lisboa, a donde llegó durante la segunda guerra mundial.

18-05-04

Minerales

Sin embargo, el coleccionismo no tiene por qué ser una afición elitista y muy cara. Es el caso de Albert Ribas, de 15 años. Desde los seis, colecciona piedras y minerales y calcula que debe tener unas 200 piezas. Cada año visita Expominer con su familia y recuerda que siempre ha encontrado minerales a precio muy asequible. Albert explica que en el futuro le gustaría estudiar geología o arqueología.

18-05-05

Playmobil

Y es que, según los expertos, coleccionar puede ser el embrión de algunas vocaciones, así como un puente generacional entre hijos, padres y abuelos. Es el caso de Andreu Estrada que desde pequeño colecciona muñecos Playmobil. “Es curioso ver que con el tiempo tu colección se convierte en un tesoro que compartes con tus hijos o sobrinos – explica -.Hay muñecos que dejan de fabricarse y comienzas a intercambiarlos, a buscar piezas sueltas e, incluso, a “costumizarlos”. En definitiva, es una manera de distraerte y pasártelo bien con la familia y los amigos”.

El coleccionismo, herramienta pedagógica

18-05-06Según la psicóloga Anna San, el coleccionismo impulsa a los niños a desarrollar habilidades beneficiosas para su vida adulta:

  • El orden. Necesario para controlar las piezas conseguidas y saber las que faltan.
  • La responsabilidad. Fomenta el cuidado de sus cosas y el control del dinero, ya que el niño será responsable de ahorrar y poder pagar su colección.
  • El respeto. A partir de lo propio, aprende a apreciar las pertinencias de los demás.
  • La organización. El niño debe saber dónde se encuentran sus objetos para así poder realizar los intercambios que desee.
  • La constancia. Para acabar la colección se deberá esforzar para conseguir las piezas que le faltan.
  • La memoria. Incita a recordar todas las piezas de una colección, a saber las que faltan para completarla. La memorización puede ser útil para los estudios.

El coleccionismo se considera asimismo adecuado para los niños y niñas tímidos y que se relacionan poco con los demás y los que muestran síntomas de falta de atención.

MARTA JUVELL