Salon turismo de experiencias b-travel barcelonaAños después del final de la Segunda Guerra Mundial llegó el boom del turismo de masas. Con la implantación de la semana laboral de cinco días, las jornadas de 40 horas semanales o las vacaciones pagadas, la sociedad occidental vivió la eclosión de la actividad turística gracias a contar con más tiempo libre y más recursos económicos que permitían poder viajar.

Desde entonces, el turismo se ha convertido en un sector fundamental. Tanto es así que en 2018 contribuyó con 8,8 billones de dólares a la economía mundial, generó el 10,4% de su PIB y dio trabajo a 319 millones de personas, según datos del informe anual de la organización empresarial World Travel & Tourism Council. Y es que el año pasado, más de 1.400 millones de personas viajaron por todo el mundo, según la Organización Mundial del Turismo, de los que 82,6 millones eligieron España como destino turístico. Cataluña recibió en 2018 a 19,1 millones de visitantes que, según datos de la Generalitat, invirtieron de media 187 euros por persona y día.

Pero la práctica del turismo, además de crecer, ha evolucionado a lo largo de las décadas. Pese a que sigue existiendo el turista que quiere ver el mayor número de monumentos en el menor tiempo posible, en un viaje organizado, se ha pasado al viajero que quiere disfrutar y vivir todo tipo de experiencias gratificantes a su ritmo.

Nuevos tiempos, nuevas tecnologías

turismo de experiencias y nuevas tecnologias

De las vacaciones de sol y playa para el ciudadano de a pie se ha pasado a los viajes para conocer lugares recónditos o a las escapadas cortas para degustar todo tipo de platos o catar vinos. El turismo se ha visto obligado a adaptarse a los nuevos tiempos en los que las nuevas tecnologías están adquiriendo un gran protagonismo. Las tradicionales agencias de viajes han dado paso a nuevas agencias virtuales como Waynabox, que ofrecen viajes sorpresa o aplicaciones donde reservar habitaciones de hotel o vuelos o que organizan todo tipo de actividades.

En este sentido, la escuela de turismo Ostelea considera que en 2019 habrá cinco tendencias que dominarán el sector: turismo en solitario, especialmente entre las mujeres; turismo enológico y gastronómico; turismo de aventura; turismo de naturaleza y, para los más atrevidos y adinerados, el futurista astroturismo.

Todas estas tendencias y algunas más estarán representadas en la próxima edición de B-Travel, el salón del turismo de experiencias de Fira de Barcelona que tendrá lugar del 22 al 24 de marzo en el palacio 8 del recinto de Montjuïc. Por ejemplo, el certamen contará con B-Delicious, un espacio enogastronómico exclusivo en el que se propone un recorrido por diversas culturas del mundo a través del paladar.

Porque, en los últimos años, la gastronomía se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos especialmente en España donde, según datos de la Real Academia de Gastronomía, esta actividad representa el 25% del PIB, supone el 30% del empleo generado y atrae a más de 10 millones de turistas al año. Por ello, en B-Travel los visitantes podrán elegir entre más de 100 degustaciones de platos tradicionales o de cocinas exóticas.

mapa de Europa con destinos de turismo de experiencias¿De dónde viene la palabra turismo?

En el siglo XVII, los aristócratas ingleses enviaban a sus hijos a un largo viaje al extranjero, especialmente a Francia e Italia, al finalizar sus estudios para completar su formación. El término Grand Tour, origen de la palabra turismo, aparece por primera vez en 1670 en la obra ‘Le voyage d’Italie’. Más tarde, en 1841, el inglés Thomas Cook fue el responsable del primer viaje organizado en tren. En 1851, creó la primera agencia de viajes del mundo, Thomas Cook & Son, por lo que este empresario británico es considerado el padre del turismo moderno.

E. PÉREZ MOYA