barcelona games week 2018La primera escena del histórico ‘The Secret of Monkey Island’ nos situaba a Guybrush Treepwood en la isla con la ambición de convertirse en pirata. Claro que, para lograrlo, debía enfrentarse en un duelo al mejor espadachín del lugar, encontrar un tesoro enterrado y asaltar la mansión de la gobernadora. Visto el panorama, Treepwood podría haber optado por renunciar a su sueño de lanzarse a la mar y volver a la comodidad de su casa. Entonces, el juego hubiera acabado.

La saga de Monkey Island fue una de las primeras en incorporar un guión complejo para el desarrollo del videojuego. Las dos líneas y el punto sobre fondo negro que sostenían toda la acción del Pong habían dado paso a una historia en la que tenían cabida piratas, hechiceros, políticos y una mezcla de géneros como la acción y el humor que, hasta entonces, eran propiedad exclusiva de la literatura y el cine.

Videojuegos como Monkey Island o Maniac Mansion introdujeron historias enrevesadas, con diversos personajes que evolucionaban y desarrollos alternativos en función de las decisiones tomadas por el jugador. De aquellos pioneros a los gigantes de la actualidad.

fans de los videojuegos en barcelona games weekEn los últimos años nos hemos sumergido en el mundo subacuático de Bioshock, hemos sobrevivido al apocalipsis de Fallout y hemos saciado la sed de revancha de John Marston en el western planteado por Red Dead Redemption.

El proceso creativo de todos estos proyectos va más allá de la simple plasmación visual de una historia. Como si de una película se tratara, aúnan guión, música, fotografía y cualquier tipo de arte que podamos imaginar para crear el producto que, finalmente, llegará a las manos del jugador. Como no podía ser de otra manera, las musas en un proceso tan complejo llegan por múltiples vías. El director creativo de Tequila Works, Raúl Rubio, explicaba en Yorokubu que encontró la inspiración para ambientar el videojuego Rime en los cuadros de Sorolla y afirmaba que su gran fuente para obtener ideas era “la vida misma”.

De los mandos a la gran pantalla

Desde la misma fundación de la industria de los videojuegos es habitual encontrar adaptaciones de películas. Las primeras generaciones de consolas ya tuvieron en su catálogo versiones de los largometrajes de 007, Batman, Blade Runner o el archiconocido caso de E.T. para Atari, que muchos consideran el peor videojuego de la historia.

Sin embargo, el camino inverso no era tan habitual, con excepciones tragicómicas como las de Super Mario Bros o Street Fighter. El desarrollo de historias complejas –y las cifras económicas de la industria– ha sido fundamental para que se reconozcan a los videojuegos como una creación artística y narrativa a la altura del cine. Este cambio en la consideración ha permitido que juegos como World of Warcraft y las sagas de Tomb Raider y Resident Evil hayan tenido sus propias superproducciones made in Hollywood.

La pregunta sobrevuela. ¿Para cuándo un Óscar para un videojuego? Las puertas se abrieron en 2017, cuando el tráiler del juego indie Everything se quedó cerca de la nominación al premio del jurado a Mejor Corto de Animación.

Nuevos soportes, nuevos lenguajes

realidad virutal en los videojuegosClaro que las historias que cuentan los videojuegos ya no son solo para la pequeña y gran pantalla. En los últimos años hemos visto como las experiencias de inmersión han cambiado el sector y, cómo no, los procesos creativos. La tercera edición del Barcelona Games World (BGW), que se celebra entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre en el recinto de Gran Via de Fira de Barcelona, muestra cómo los juegos y sus narrativas se están adaptando a nuevas tecnologías como la realidad virtual, la realidad aumentada y la realidad mixta en la nueva XR Zone. Este espacio pone a disposición de los visitantes 1.500 m2 en los que experimentar con las nuevas formas de interactuar con los videojuegos a través de simuladores, laser combats, scape reality y juegos multijugador basados en experiencias inmersivas. Nuevos formatos que permiten al jugador escribir su propio guión de la historia.

Además de esta nueva zona, Barcelona Games World muestra en conjunto más de 52.000 m2 de novedades y experiencias relacionadas con el mundo gamer.

El Barcelona Games World celebra los 30 años de Mega Drive

juegos retro en la sexta edicion retrogamesUn año más, el BGW es el punto de encuentro para los nostálgicos de los videojuegos gracias a la celebración de la sexta edición del RetroBarcelona, que este año rinde homenaje a la MegaDrive, la consola con la que SEGA cambió el sector hace 30 años.

Los visitantes pueden descubrir los secretos de esta emblemática máquina y recuperar juegos como Shinobi, Streets of Rage o Sonic the Hedgehog, que fueron fundamentales para el crecimiento narrativo de los videojuegos.

Además de las exposiciones y torneos dedicados a la MegaDrive, RetroBarcelona pone a disposición del visitante más de 250 consolas, recreativas, ordenadores clásicos y arcades con los que volver a disfrutar de los juegos más exitosos de los años 80 y 90.

VÍCTOR SOLVAS