port barcelona

Una nueva agenda económica para Barcelona. Es el ambicioso planteamiento, bautizado como BCN Green Deal –oferta verde de Barcelona– que ha puesto sobre la mesa el ayuntamiento de la ciudad calificándolo de «hoja de ruta abierta para el conjunto de agentes económicos y sociales para trazar las grandes líneas estratégicas que deben guiar el futuro económico de la ciudad y su impulso municipal». El objetivo es aprovechar todo el potencial de Barcelona y crear 103.000 puestos de trabajo de calidad en el sector digital y verde.

La agenda, liderada por el primer teniente de alcalde del ayuntamiento barcelonés, Jaume Collboni, contempla 10 prioridades y 38 medidas para la década 2020 a 2030. De manera resumida ofrecemos los rasgos esenciales: en primer lugar el espíritu de cada prioridad y a continuación las medidas que se quieren arbitrar.

1. Ciudad emprendedora

Barcelona quiere ser una ciudad amiga de los negocios, las iniciativas empresariales y la emprendimiento.

  • Reducir trámites y barreras a través del Portal Único Empresarial.
  • Apoyar a los emprendedores subvencionando los costes de las tasas municipales, seguridad social y gestoría durante el primer año.

2. Capital digital

Impulsar y mantener la capitalidad digital de Barcelona (4ª ciudad más innovadora de Europa, tercera favorita para iniciar una startup).

  • Formación de 3.000 profesionales digitales en cinco años.
  • Apertura de nuevos espacios destinados a la actividad económica: Palo Alto, Estadi Lluis Companys, Puerto Olímpico.
  • Trabajar para que Barcelona siga siendo la sede del MWC Barcelona más allá de 2023.

3. Ciudad de talento

Fomentar la generación, atracción y promoción de talento.

  • Vincular la promoción del talento a la marca Barcelona.
  • Establecer un plan de retorno del talento fugado, especialmente los jóvenes menores de 35 años.
  • Creación de una oficina de captación y bienvenida al talento. internacional que desee instalarse en Barcelona.
  • Apuesta por el trilingüismo: catalán, castellano, inglés.

4. Barcelona abierta al mundo

Promover la capacidad de Barcelona de proyectarse como ciudad global.

  • Plan de promoción económica internacional para atraer oportunidades económicas e inversiones.
  • Plan de la Marca Barcelona de acuerdo con diversas instituciones, entre ellas Fira de Barcelona.
  • Creación de una Agencia de Captación de Inversiones Internacionales para empresas que quieran instalarse en la ciudad.
  • Impulso a grandes misiones de carácter económico y empresarial.

5. Economía circular y de valor

Impulso a un paquete de medidas en clave económica, de transformación del modelo productivo, alineada con la Agenda 2030 y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

  • Favorecer las inversiones e incentivos en economía verde y eficiencia energética.
  • El Eix Besòs nuevo eje verde de la ciudad.
  • Creación de un fondo para favorecer la «transición sostenible» para inversiones productivas, equipamientos y viviendas, contribuyendo a la creación de empleo.
  • Promoción de la economía solar y la rehabilitación energética.

6. Nuevo pulso de actividad económica

Apuesta por la creación de clusters en los ámbitos de la digitalización, la innovación o la industria 4.0, conjugando urbanismo y economía.

  • Abordar las grandes reformas urbanas (Puerto Olímpico, 22 @, Zona Franca…) con una estrategia conjunta urbanística y de promoción económica.
  • Nuevo impulso a los polígonos industriales existentes en Barcelona.
  • Implantar nuevos espacios de actividad económica en el centro de la ciudad.
  • Es necesario que el estado aborde el tema de las infraestructuras pendientes (estación de la Sagrera, Cercanías, corredor mediterráneo…).
  • Trabajar para impulsar los clusters de industrias creativas y de actividades marítimas.

7. La economía del visitante

Barcelona debe apostar por ser una ciudad con turismo y no una ciudad turística. Hay que ver el turismo como un aliado.

  • Aumentar la contribución económica del turismo en el funcionamiento de los servicios públicos, digitalización, cultura, etcétera.
  • Ampliación del perímetro turístico de Barcelona hacia el área metropolitana.

8. Economía más social y solidaria

La economía social y solidaria, que ya supone el 7% del PIB de Barcelona y el 8% del empleo, debe ser más fuerte e integrada en el tejido económico.

  • Definición de una estrategia de la economía social y solidaria 2020-2030.
  • Aprovechar la oportunidad que Barcelona se convertirá en Capital Mundial de la Alimentación Sostenible en 2021 para repensar el modelo de dieta saludable, el modelo agroalimentario y comercio de proximidad y restauración.

9. Pequeña economía para engrandecer la ciudad

Comercio, restauración y servicios de proximidad forman parte de la «pequeña economía», clave en términos de empleo y de estructuración de la ciudad.

  • Creación del Observatorio del Comercio y la Restauración con voluntad de preservar el modelo urbano y comercial de la ciudad.
  • Apoyo a los planes estratégicos de los ejes y asociaciones comerciales.
  • Colaboración pública privada a través de las áreas de promoción económica urbana (APEU).
  • Estrategia para reducir el impacto de la distribución de mercancías a domicilio.
  • Seguir fortaleciendo y modernizando la red de mercados municipales.

10. Buen trabajo: calidad y empleabilidad

El empleo de calidad es fundamental para garantizar unas condiciones de vida dignas, una sociedad civil fuerte y cohesionada y un buen equilibrio entre trabajo y vida personal.

  • Impulso a un acuerdo para el empleo de calidad (salario mínimo de referencia, nuevas formas de trabajo, recuperación salarial, reducción de la brecha salarial…).
  • Inclusión de cláusulas sociales en la contratación pública.
  • Acompañamiento en los procesos de mejora de la empleabilidad y la atención a las personas.
R.P.