El espacio habilitado en el palacio 7 del recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona (conocido también históricamente como Victoria Eugenia) para personas en situación vulnerable ha abierto el miércoles 25 de marzo con 225 plazas iniciales, que puede ampliarse hasta un millar. De este modo, la institución ferial ha puesto a disposición del Ayuntamiento de Barcelona estas instalaciones de acuerdo con su intención de contribuir en lo necesario ante la difícil situación generada por el Covid-19.

El director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga, ha destacado que «asumimos más que nunca nuestro compromiso con la ciudad en esta situación excepcional y ponemos a disposición de instituciones y entidades nuestras instalaciones para ayudar en todo lo que sea necesario para paliar los efectos de la pandemia». Asimismo ha puesto en valor «el trabajo y esfuerzo de los equipos de las diferentes instituciones, entidades y proveedores que han habilitado en tiempo récord este espacio cedido por Fira».

El espacio habilitado en el palacio 7, de 6.000 m2 de superficie, se ha montado con la cooperación del Ayuntamiento de Barcelona, Cruz Roja, la Unidad Militar de Emergencias conjuntamente con el Ejército de Tierra, Bombers de Barcelona, Guàrdia Urbana de Barcelona y Fira de Barcelona. Cumple con todos los protocolos de seguridad diseñados por las autoridades sanitarias y garantiza todos los servicios de alimentación, seguridad e higiene.

Además, Fira de Barcelona y Endesa han llegado a un acuerdo para que la compañía eléctrica suministre gratuitamente toda la energía necesaria (iluminación y climatización) para garantizar al máximo el bienestar de los usuarios de este espacio.