Fira en Alemania, país motor de Europa

FEBRERO 2012

13-05-01Alemania es la cuarta economía más poderosa y la segunda mayor exportadora del mundo. Con la crisis, se ha hecho más fuerte, convirtiéndose en el potencial motor para la recuperación de la Unión Europa: en 2011 el Producto Interior Bruto (PIB) alemán creció un 3% y su déficit público se elevó tan sólo al 1% del PIB.
Las posibilidades del mercado alemán

Después de Francia, Alemania es el segundo socio comercial de España. Según la Cámara de Comercio alemana para España, hay más de 1.000 empresas afincadas en nuestro país que generan un volumen de negocio de 70.000 millones de euros. Cada año, además, España atrae a más de 10 millones de turistas alemanes.

13-05-02Sobre las oportunidades que ofrece el mercado alemán, hablamos con Matthias Poensgen, responsable de la delegación de Fira de Barcelona en Alemania.

¿Cómo definiría la relación comercial España – Alemania?
Las relaciones bilaterales han ido en aumento en los últimos años, registrando un volumen de negocio de más de 56.000 millones de euros en 2010, un 12,7% más que el año anterior. España es uno de los mayores productores y exportadores a Alemania de piezas para la industria de la automoción, así como de alimentación, vino, fruta y verduras, entre otros.

¿Qué oportunidades de negocio se abren para las empresas españolas? ¿En qué sectores económicos?
Los sectores líderes y con un mayor crecimiento son el automóvil, la maquinaria, la electrónica y la química. Sin embargo, en los últimos años están apareciendo nuevos sectores con mucho potencial como el de la tecnología biomédica, logística y los relacionados con las energías renovables. El sector terciario, sobre todo el turístico, presenta muchas posibilidades de negocio: España es uno de los principales destinos de los turistas alemanes.

Recomendaciones para los emprendedores que quieren entrar en el mercado alemán. 
Primero contactar con organismos oficiales como Germany Trade & Invest en el conjunto de España o ACC1Ó para el ámbito catalán con el fin de tener un asesoramiento adecuado en temas burocráticos y legales. Es importante entender la manera de hacer negocios en Alemania: el tiempo y la planificación son esenciales para tener éxito y por eso hay que empezar a contactar con los clientes y obtener toda la información con un margen amplio para asegurar unas buenas relaciones comerciales.

Alemania se ha convertido en el potencial motor económico europeo para hacer frente a la crisis. ¿Cómo lo asumen las empresas del país? 
La crisis está afectando a todos los países europeos. Desde 2008 Alemania ha puesto en marcha un plan de medidas para frenar al máximo sus efectos. A pesar de que el comercio exterior ha disminuido, las expectativas del 2012 son tranquilizadoras para la economía alemana. Sin embargo, las empresas alemanas son, en estos momentos, muy conscientes de la situación económica, por lo que estudian el mercado a fondo antes de efectuar inversiones. La crisis que afecta a España hace que las decisiones se tomen con más precaución. Confiamos en que, cuando el mercado español se estabilice y muestre signos de mejora, las inversiones alemanas aumenten.

13-05-03¿Cuál es la imagen de Fira de Barcelona en Alemania?
Alemania es un país de larga tradición ferial y a pesar del reto que supone competir con sus ferias, la participación de las empresas alemanas en los salones de Fira de Barcelona es siempre satisfactoria. Certámenes como Hostelco, Construmat, Hispack, Expoquimia y Piscina son citas importantes en los calendarios de muchas compañías del país. Los expositores alemanes están satisfechos con Fira y valoran positivamente el hecho de tener una delegación en su país que ofrece un trato más personalizado en su propia lengua, así como el amplio catálogo de servicios que facilita su participación.

¿Y de Barcelona?
Barcelona es siempre un atractivo para las empresas. Sus buenas comunicaciones con el resto de Europa y del mundo facilita la visita de la ciudad y hace muy atractiva la participación a ferias. Junto a su oferta de cultural, arquitectónica y de ocio, la gastronomía es una de las caras de Barcelona que más gusta a los alemanes. La ciudad está de moda, se ha convertido en un símbolo “in”, de diseño moderno y de evolución ininterrumpida.

M.G.D.